El objetivo es que el supervisor europeo incluya las potenciales ayudas del FROB

El Banco de España evitará que los 'stress test' salpiquen a Bankia en plena OPS

Miguel Ángel Fernández Ordóñez vela por el resultado de la banca española en los test de estrés. El Banco de España trata de que la foto final del supervisor europeo incluya el eventual apoyo estatal en aquellas entidades que no aprueban por sí mismas.

Miguel Ángel Fernández Ordóñez.
Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

En junio, la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) publicará los segundos test de estrés a los que se han sometido los bancos europeos. No hay día oficial, pero el mercado cuenta con ellos hacia mediados de mes, unas fechas controvertidas, porque podrían suponer un problema para las salidas a Bolsa de Bankia y Banca Cívica. Ambas se plantean debutar en julio.

En realidad los test ya están hechos. El 29 de abril, concluyó el periodo para que los supervisores nacionales enviaran toda la información a la EBA, que hasta finales de mayo supervisará y certificará los datos. Una vez concluido este proceso, los resultados pueden hacerse públicos en cualquier momento.

Fuentes financieras señalan que todos los bancos españoles superarán la prueba, pese a haberse eliminado la deuda necesariamente convertible, una de las vías más empleadas en los últimos tiempos por el sector para reforzar capital. Quedará excluida del core Tier 1, pero será admitida como amortiguador para absorber eventuales déficits de capital. BBVA, Popular, Santander, Banesto, Bankinter y Pastor, por ejemplo, los han utilizado recientemente. Sin embargo, la solvencia de partida de todas estas entidades y sus modelos de negocio les permitirán sortear los escenarios más adversos.

Los problemas pueden llegar por parte de las cajas de ahorros, algunas de ellas con rentabilidades bajo mínimos y en casi todos los casos con un peso de las participaciones preferentes en su capital muy importante. En 2009, colocaron una avalancha de 7.527 millones de euros entre los pequeños inversores. En los test del año pasado, suspendieron Catalunya Caixa, Caja España-Duero, Banca Cívica, Unnim y Cajasur -actualmente, absorbida por BBK-.

De las entidades españolas, Bankinter, Bankpyme, Bankia, Banco Base, Banca Cívica, Banco Mare Nostrum, Catalunyacaixa, Novacaixagalicia, Caja España-Duero y Unnim no llegaron al 10% de capital principal que exige el Gobierno al sector, si bien Bankinter ya ha cubierto el déficit con una emisión de bonos obligatoriamente convertibles, Bankpyme está en pleno proceso de ampliar capital y Caja España-Duero se dispone a cerrar su fusión con Unicaja. Banco Base, por su parte, quedó escindido en el grupo formado por Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura, por un lado, y en la CAM, por otro.

La fórmula de Ordóñez

Pero el Banco de España se guarda una carta en la manga para que en la foto final las entidades salgan bien paradas. "La idea es que se puedan computar los recursos que aportaría el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), aunque no hayan sido desembolsados todavía, ya que pase lo que pase estarán disponibles para las entidades en última instancia", explican fuentes cercanas al regulador. El pasado 10 de marzo, el organismo gobernado por Miguel Ángel Fernández Ordóñez aseguró que el capital que necesitan las cajas que no llegan a las nuevas exigencias españolas asciende a 14.077 millones de euros, un importe que el FROB está dispuesto a aportar ya mismo si así fuera necesario. Todavía no es seguro que la EBA admita esta fórmula, pero fuentes financieras lo consideran muy probable.

Si la foto final incluye las potenciales ayudas estatales, aunque no se hayan aportado de forma efectiva, el resultado será considerablemente más positivo, y las eventuales salidas a Bolsa de Banca Cívica y Bankia no se verían perjudicadas. La entidad presidida por Rodrigo Rato y también Banca Cívica se plantean debutar en julio -aunque también abren la puerta a debutar en octubre-, de manera que la publicación de los test podría producirse en pleno proceso de colocación de las acciones. Unos resultados negativos en el sector podrían desestabilizar la Oferta Pública de Suscripción (OPS), pese a la movilización del sector para que la colocación de Bankia sea un éxito.

Más exigentes

Ahora, el mínimo de capital es del 5% en lugar del 6% de los test de 2010, pero el mercado considera que estas pruebas de esfuerzo son notablemente más exigentes que las publicadas en julio del año pasado. Todavía existen, en cualquier caso, algunos puntos que generan recelos, como el hecho de que solo se contabilicen las pérdidas de las carteras de trading de los bonos soberanos y no la deuda que se tenga a vencimiento.

En esta ocasión, la definición de capital es homogénea y muy estricta, pues no incluye los bonos obligatoriamente convertibles ni las preferentes, los supuestos de deterioro económico son además mucho más intensos -en España, por ejemplo, se contempla una caída del precio de la vivienda del 46,7% en el escenario adverso- y las fuentes de ingresos se estresan profundamente. Así, las entidades mejor paradas serán las que cuenten con más capacidad de generación de ingresos, las más eficientes y las que dispongan de los activos de más calidad.

Los puntos fuertes de los bancos del Ibex

Santander y BBVA

Los dos grandes cuentan con el arma de la diversificación. La metodología de la EBA sólo estresa la cartera crediticia en Europa, de forma que la generación de margen neto en Latinoamérica se mantiene como amortiguador.

Popular

Dispone del core capital más elevado entre los bancos cotizados -a cierre de 2010 era del 9,43%- y también es el más eficiente, con una ratio del 35,16% a finales de año. Su modelo de negocio, centrado en las pymes, le ayudará a salir con una nota favorable.

Sabadell

Fuente financieras señalan que la entidad ha superado con suficiencia los escenarios más adversos y que, por lo tanto, obtendrá una buena nota en los resultados oficiales. A cierre de 2010, su core capital se situaba en el 8,20%.

Bankinter

Aunque su punto de partida en cuanto a core capital es el más bajo (6,2% a cierre de 2010), la pérdida sería mínima, gracias a su peculiar modelo de negocios.