Grecia arrastra a Europa a terreno negativo

Se espera una apertura bajista en Europa siguiendo la estela roja de medio planeta anulando el rebote y poniendo más acento en los miedos a lo que pueda pasar con Grecia.

Ayer tuvimos un día complicado, que técnicamente debería haber sido de rebote, pero los futuros europeos con nocturno acabaron ligeramente negativo. Esto viene porque EEUU se quedó en una especie de consolidación de los niveles alcanzados hace dos sesiones.

Seguimos con debilidad de los mercados. æpermil;sta apareció cuando Goldman Sachs puso una nota bajista a las materias primas que fue reforzada por JP Morgan. El efecto en los índices no se hizo esperar y se unió a la visión de una desaceleración de la economía en el segundo trimestre junto con la finalización del programa de compra de bonos por parte de la Reserva Federal que tendrá lugar el mes que viene.

Ayer Goldman dijo que pasaba a ser un poco más alcista en materias primas, recomendando compras en crudo y en algunos metales. La reacción fue inmediata en estos sectores con el de energía del S&P subiendo +1,3% y el índice de servicios petrolíferos de Filadelfia un +1,12%. El índice de oro y plata ascendió un +2,58%.

Wall Street quedó en rojo entre -0,2% y -0,5% en los índices importantes con volumen bajo, cerca de 6.500 millones de acciones negociadas, y con el Nasdaq teniendo a 8 acciones bajando por cada 5 que subían y de 8 a 7 para el NYSE.

Ayer tuvimos un dato macro destacado que fue la venta de viviendas nuevas de abril. La cifra quedó mejor de lo esperado y en niveles bastante altos con respecto a lo que hemos visto últimamente. Esto debería de haber gustado a los mercados, pero la realidad de fondo pesa demasiado: el sentimiento de los constructores sigue por los suelos y esta buena cifra carece de bastante valor cuando se sabe que hay nuevas regulaciones en el horizonte del sector que pueden empujar a la ciudadanía a comprar vivienda antes de la implantación de las mismas, por lo que no ayudó a generar rebote en el día de ayer.

Australia cierra -0,7% abajo en el choque de trenes que se produjo entre las materias primas, y la debilidad del sector bancario que tiene fijación con los problemas de deuda de Europa, cosa que al final se llevó al mercado a la baja.

El súper sector bancario en Europa ha perdido directrices alcistas importantes y esta debilidad es vista por todo el mundo. Si a esto añadimos el conflicto que hay entre la petición de urgencia de Grecia para conseguir dinero, el plan de los políticos para extender el vencimiento de los préstamos ya en su bolsillo y la amenaza de las agencias de calificación y la advertencia del Banco Central europeo diciendo que dicha extensión se consideraría un default, es comprensible que nadie se fíe de dicho sector.

La advertencia anterior de las agencias de calificación, casi atan de pies y manos a los políticos, dejando muy pocas salidas al problema. Una de ellas sería la de un nuevo rescate que sustituya al anterior para así no tener que reestructurar la deuda y alargar los vencimientos, pero hay que ver cómo se toma esto los países en las últimas elecciones han girado hacia sí mismos del norte de Europa y los alemanes, de los rojos resultados de Merkel son achacados a la gestión de la crisis de deuda europea, ya que su economía es buena.

Algo que no va a ayudar a los mercados es la bajada de la encuesta de sentimiento del consumidor alemana GFK que queda en 5,5 desde el 5,7 cuando se esperaba 5,6.