EDITORIAL

Imitar estrategias de Lady Gaga

Ha revolucionado el mundo de la música, pero el fenómeno Lady Gaga va más allá que el de una simple cantante de masas. Para empezar, la artista ha explotado ese chic del que hace gala todo aquel que ha nacido en Manhattan. Se supone que pertenece a una clase diferente. Consciente de ese pedigrí, empezó revolucionando los cimientos de la clásica Madison Avenue para lanzarse a crear su propia marca, tan poderosa en estos momentos como puede ser el gigante Apple. Pero detrás de la marca Gaga hay mucho trabajo y dedicación. Nada es espontáneo. Un equipo de decenas de profesionales, Haus of Gaga, que la artista ha creado para este cometido, dedica sus esfuerzos creativos a la empresa. Desde el comienzo de su carrera tuvo claro que la mejor inversión no era el ladrillo ni los automóviles caros, sino crear una potente marca con su imagen que abarca arte, moda, música y todos los aspectos relacionados con el show business. Innovación y creatividad son dos pilares sobre los que se sustenta la carrera de esta joven de 25 años que ha desplazado a la rubia más explosiva de los escenarios. Mientras Madonna se reinventaba en cada disco, Lady Gaga lo hace en cada uno de sus atrevidos conciertos o apariciones en público. Un ejemplo a seguir para muchos empresarios, que deberían permitir que las ideas nuevas impregnen sus organizaciones.