Para intentar frenar la 'guerra de precios' del tabaco

Los estanqueros piden una reunión con Salgado

La Unión de Asociaciones de Estanqueros de España ha solicitado una reunión con la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, ante la necesidad de adoptar medidas que frenen la 'guerra de precios' desencadenada en el sector del tabaco y en la que "las mayores víctimas son los estancos y, sobre todo, Hacienda".

"Pedimos el cese de las hostilidades, que no continúe la espiral que se ha iniciado esta semana, y ya estudiaremos después cómo se pueden compensar los daños que haya podido haber", dijo el presidente de la organización, Mario Espejo.

Entre los estanqueros hay cierta "indignación", según afirmó, porque muchos recibieron tabaco el jueves a un determinado precio y a partir de este viernes lo han tenido que vender más barato. En cualquier caso, Espejo consideró "difícil" calcular los daños que se pueden haber producido.

La Unión de Estanqueros se ha puesto en contacto con los grupos tabaqueros y, según Espejo, "nadie quiere asumir la responsabilidad", aunque "en principio, hay buena voluntad" para frenar la situación.

"En una 'guerra de precios', todo el mundo sale perdiendo", remarcó el presidente de la organización, quien, para exponer que Hacienda y los estanqueros son los mayores perjudicados, detalló que en un recorte de precios de 20 céntimos, 16 céntimos corresponden a Hacienda; 1,6 céntimos a los estanqueros y el resto, a los demás agentes de la cadena (entre otros, las tabaqueras).

Los estanqueros propondrán a Salgado una reforma de la estructura fiscal en España para que "si alguien quiere jugar con los precios, le salga caro".

En concreto, coinciden con la propuesta de alguna tabaquera para "balancear" el peso del tipo 'ad valorem' respecto al específico "para que no salga tan barato bajar los precios", al tiempo que demandan una actualización automática del impuesto mínimo.

Mario Espejo atribuyó la 'guerra de precios' a la situación actual del mercado, con una caída de las ventas de cigarrillos cercana al 25% en el primer trimestre, tras la subida de precios derivada del alza de impuestos del pasado diciembre y la entrada en vigor de la Ley Antitabaco. El sector está además preocupado por el incremento del tráfico ilegal (contrabando y falsificaciones).