Critica las jubilaciones anticipadas

Merkel asegura que los españoles no se deben jubilar antes que los alemanes

La canciller alemana, Angela Merkel, ha exigido unificar la edad de jubilación en los distintos países de la Unión Europea, entre ellos España, a la vista de las grandes diferencias que existen entre muchos de ellos.

Angela Merkel
Angela Merkel

Con vistas a las ayudas multimillonarias para el rescate de varios países de la zona euro debido a sus grandes problemas financieros, la canciller criticó anoche las jubilaciones anticipadas y los periodos vacacionales en algunos países.

No se trata solo de no hacer más deudas, "sino de que en países como Grecia, España, Portugal no se puedan producir jubilaciones antes que en Alemania", se trata de que "todos se esfuercen un poco de igual manera, esto es importante".

"No podemos tener una divisa (común) y que unos tengan muchas vacaciones y otros muy pocas. A la larga esto no funciona", dijo Merkel en un acto de la Unión Cristianodemócrata (CDU), que preside, en la localidad de Meschede, en el occidental estado de Renania del Norte-Westfalia.

Hasta los 67 años

Alemania está alargando actualmente la edad de jubilación paulatinamente de 65 a 67 años y la legislación establece en este país unas vacaciones anuales mínimas para los trabajadores de 20 días laborables al año.

Por otro lado, Merkel reiteró la solidaridad de Alemania con Grecia a la hora de que este país supere su crisis de deuda y presupuestaria, aunque ligada a duras negociaciones. "Por supuesto que apostamos por el euro y naturalmente no deseamos que fracase y que (una crisis así) nos arrastre a todos", destacó Merkel en el mismo acto.

Añadió que "no podemos ser simplemente solidarios y decir que esos países pueden seguir actuando como hasta ahora. Si, Alemania ayuda, pero Alemania solo ayuda si los demás se esfuerzan. Y eso hay que demostrarlo".

Tras subrayar que el euro continúa siendo una moneda estable, la canciller comentó finalmente que "la verdad es también que si no estamos alerta en el futuro eso puede ser de otra manera. Y por eso todos los estados deben atenerse a que la base de nuestra actuación debe ser una administración sólida".

Críticas a la idea de Merkel en la UE

La oposición alemana tachó hoy de populista la propuesta de la canciller Angela Merkel de unificar la edad de jubilación y los períodos vacacionales en la Unión Europea (UE), tras apuntar que en los países más endeudados se trabaja menos.

Sigmar Gabriel, presidente del Partido Socialdemócrata (SPD), la mayor fuerza de la oposición, declaró a Spiegel Online que la jefa del Ejecutivo federal prefiere "el populismo" a los "argumentos reales", al azuzar con sus palabras un "resentimiento antieuropeo".

El líder socialdemócrata instó a Merkel a "asumir la responsabilidad de Europa en su conjunto" y le recordó que el programa de ajustes griego "no tiene precedentes" en la UE.

Alemania está prolongando la edad de jubilación paulatinamente de 65 a 67 años y la legislación nacional establece unas vacaciones anuales mínimas de 20 días laborables al año, aunque muchos trabajadores disfrutan de más jornadas de descanso gracias a los años de antigüedad en la empresa o los convenios sectoriales.

La izquierda lusa, enfurecida

Las críticas de la canciller alemana, Angel Merkel, a las pensiones y las vacaciones en el sur de Europa ha enfurecido a la izquierda portuguesa, que reprocha a la política germana no haber comparado también los salarios con los de su país.

En un día que la oposición portuguesa consideró "trágico" por la subida récord del desempleo anunciada en Portugal, situado ahora en el 12,4 %, los partidos marxistas del Parlamento y el mayor sindicato acusaron a la canciller alemana de pretender imponer su visión del mundo y empobrecer aún más a la población lusa.

El secretario general del Partido Comunista, Jerónimo de Sousa, criticó a Merkel por no haber comparado las sumas que reciben mensualmente los trabajadores de Alemania y los de Portugal, cuatro o cinco veces menor.

Francisco Louçã, líder de otro partido marxista, el Bloque de Izquierda, denunció las palabras de la canciller como otra muestra de los intentos de los conservadores europeos por "transformar los derechos sociales en un mal a combatir".

Portugal tiene los salarios más bajos de la UE y elevar la edad de reforma, como sugirió Merkel, "degradaría aún más a quienes trabajan la vida entera", declaró Louçã, que censuró además la tendencia de Alemania a "imponer siempre su palabra".

Manuel Carvalho da Silva, secretario general del mayor sindicato luso, la Confederación General de Trabajadores Portugueses (CTTP), acusó a Merkel de "colonialismo" y de pretender que los países ricos vivan a costa de "la explotación de los países más pobres".

La prensa lusa se hizo hoy amplio eco del comentario de Merkel, el martes en un acto político en su país, sobre la necesidad de que Grecia, Portugal y España revisen las vacaciones y la edad de jubilación de los trabajadores ante la crisis económica que padecen.

Los medios portugueses destacaron también datos de organismos europeos que revelan, en el caso ibérico, una edad de jubilación (65 años) y un periodo de vacaciones anuales (22 días laborables) iguales en la práctica a los de Alemania, aunque las pensiones y salarios en la península son tres y cuatro veces inferiores.

Este no ha sido el primer comentario de Merkel sobre la necesidad de que Portugal se apriete aún más el cinturón y, como en anteriores ocasiones, no le ha gustado a la izquierda ni a la prensa lusa.

El Gobierno socialista y la oposición conservadora evitaron comentar las palabras de la canciller de Alemania, cuyo país ha sido clave para que Portugal logrará esta semana la aprobación de un rescate financiero internacional de 78.000 millones de dólares que le salva de la bancarrota.

Efe