Vida profesional

Los geólogos piden más voz en la Comisión Sísmica

El colegio propone el jueves un decálogo de medidas para reducir riesgos.

Los geólogos piden más voz en la Comisión Sísmica
Los geólogos piden más voz en la Comisión Sísmica

El Colegio Oficial de Geólogos (ICOG), que reúne a unos 4.000 profesionales en toda España, considera que estos profesionales deberían tener una mayor participación en la Comisión Permanente Sísmica gestionada por el Gobierno para estudiar los terremotos en España. El decano del ICOG, Luis Suárez, asegura a CincoDías que "habría que dar más participación a los colegios profesionales y a las entidades de Derecho público en esta comisión para minimizar los riesgos sísmicos en España".

Este geólogo y letrado que compatibiliza el cargo de decano del ICOG con la dirección de nuevas tecnologías en el departamento de calidad y medioambiente de la dirección de operaciones de Adif, también ha fomentado la elaboración de un decálogo de medidas, que presentará el próximo jueves en la sede del colegio. Su objetivo es anticiparse. "Sabemos dónde se van a producir los movimientos sísmicos, pero no cuándo, por lo tanto lo mejor es prevenir", aclara.

Decálogo de medidas

Entre las medidas que solicitan, destaca la reforma de la Norma de Construcción Sismorresistente NCSE 2002, que plantearán próximamente al vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba. "Es necesario que esta norma recoja las experiencias del terremoto de Lorca y se incorporen las incidencias de paleosismicidad y de fallas activas. Actualmente, la norma únicamente recoge los criterios de aceleración sísmica", explica Suárez.

El máximo responsable de los geólogos advierte que la norma establece que los lugares con mayor aceleración sísmica son Lorca y Granada. "Si uno observa en España cuál es la aceleración de la gravedad en Lorca, se encuentra con una medida 012 ges, lo que significa que en Murcia habría que diseñar los edificios tomando en cuenta esta variable, sin embargo, el terremoto triplicó esta aceleración, alcanzando los 036 ges", sentencia el decano.

Pero también propone la obligatoriedad del visado del estudio técnico con el fin de reforzar los controles de seguridad respecto a las condiciones geotécnicas del suelo, según ha adelantado el decano a este periódico. Actualmente y después de que se aprobara la Ley âmnibus y el real decreto que regula el visado de los colegios profesionales, este visado perdió el rango obligatorio y adquirió un perfil voluntario.

Además de estos cambios, Luis Suárez opina que también resultaría necesario reformar la inspección técnica de edificios (ITE) con el objetivo de que se exija a las zonas de riesgo sísmico la adaptación de los edificios a la Norma Sismorresistente en el plazo de cinco años. En España, las zonas de mayores riesgos de terremotos se expanden por Andalucía, Murcia y Alicante.

Los maremotos más graves han tenido lugar en Huelva y Cádiz, pero el decano se pregunta si los ciudadanos de esas provincias están suficientemente informados. "¿Están los onubenses y gaditanos advertidos del riesgos de un tsunami?", se pregunta el decano de los geólogos. Desde su punto de vista, los poderes públicos deberían incidir en el peligro que podrían suponer para la población, y que originó en 1755 unos 4.000 muertos en Lisboa y otros 1.000 en Ayamonte.

Por todo ello, propone que "los órganos legislativos de todas las comunidades autónomas desarrollen el vigente texto de la Ley del Suelo estatal, para obligar a que en el artículo 15 de la misma se incluyan los riesgos naturales". Otra de sus propuestas sería formar también a los técnicos municipales en casos de terremoto.

Una profesión con solo un 8% de desempleo

La tasa de paro de los geólogos resulta una de las más bajas de las profesiones. "Actualmente asciende al 8%, pero antes de la crisis tan solo era del 3%", asegura Luis Suárez.

Las principales líneas de actividad para un geólogo son la prospección de minerales, el estudio de aguas subterráneas, los análisis medioambientales y la elaboración de informes de terreno en obras de infraestructura y de edificios.

Las salidas profesionales de este colectivo abarcan un amplio espectro de posibilidades. "Muchos han emprendido pequeñas empresas de estudio del terreno y aguas, otros trabajan para consultoras, constructoras y en empresas medioambientales", explica el decano del Colegio Oficial de Geólogos.

No obstante, Luis Suárez se queja de que las plazas de las Administraciones públicas deberían ser más abiertas y permitir la entrada de tipo de profesional. "Se convocan muchas plazas restringidas a ingenieros cuando los licenciados en ciencias están igual de capacitados. Debería indicarse una titulación superior", advierte Suárez.

La principal labor de un geólogo en un terremoto tiene que ver con la prevención. "Somos los encargados de los estudios de vulnerabilidad sísmica", añade. El último que se hizo para Lorca data de hace 20 años, que se suele actualizar regularmente, pero como asegura el máximo responsable de los geólogos en España, "al día suceden varios terremotos imperceptibles".

La capa euroasiática es la culpable y la que ha provocado epicentros en España en 1518, 1522, 1680, 1755, 1804, 1829 y 1884, entre otros. En esos casos, el peor consejo, señala, es "salir a la calle". Lo mejor, "refugiarse bajo una mesa".