Apertura de sesión

Wall Street: los soportes peligran

Se espera una apertura débil en Wall Street, con el S&P 500 moviéndose en zona muy peligrosa, pues podría perder soportes importantes de un momento a otro.

El cierre de ayer ya fue débil, con una duda que lentamente va creciendo en la mente de los operadores ¿qué potencial de subida hay a medio plazo teniendo en cuenta que el helicóptero dejará de volar a finales de junio?

Esto está invitando a muchos a tomar beneficios.

El fin de la QE2 desde luego va a ser un factor claramente negativo, pero las bolsas tienden a anticiparlo todo...

Hoy además ha incrementado este temor, el hecho de que han vuelto a salir dos datos macro flojos. Y son muchos los que venimos acumulando en las últimas jornadas.

En primer lugar y sobre todo el sector inmobiliario, no solo no da muestras de recuperación sino de empeorar. Muy mala cifra de construcción de viviendas, claramente peor de lo esperado, y sin muchas esperanzas para el futuro porque la cifra de permisos de construcción también ha sido mala.

Por otro lado la producción industrial ha quedado sin cambios, cuando se esperaba una subida del 0,4%. En este caso, parece haberse dado algo de distorsión, por el terremoto de Japón, que ha frenado notablemente la producción de coches y repuestos. De hecho si se elimina esta partida del dato, si hay una subida del 0,4%.

No favorece mucho a Wall Street el eterno nubarrón que lastra a Europa, en forma de crisis en Grecia. Ceremonia de la confusión en todo lo relacionado con este tema.

Por otro lado, hoy los resultados empresariales está generando mucho movimiento. Hemos conocido resultados de algunas minoristas pero sobre todo le toca a las tecnológicas y los de Hewlett Packard no han gustado nada, incluyendo sus comentarios acerca de la búsqueda extrema de la reducción de costes y de la dificultad de los tiempos que se avecinan. Dada la importancia de este valor, está arrastrando a la baja a su competidor Dell y también los valores de los componentes que montan sus ordenadores como Intel. Con esto tenemos mucha presión sobre el sector tecnológico.