Impulsada por el encarecimiento de la energía

La inflación en la zona euro escala al 2,8% y facilita otra subida de tipos

Los precios de consumo no suben solo en España. La inflación interanual en los países de la zona euro llegó en abril al 2,8% impulsada por el encarecimiento de la energía. Ello supone una décima por encima de la cifra de marzo (2,7%) y el valor más elevado de los últimos dos años y medio, informó ayer la oficina europea de estadística, Eurostat. Se trata de la sexta subida consecutiva de los precios, que se sitúan por encima del 2% recomendado por el Banco Central Europeo. En el conjunto de la Unión Europea, la inflación también avanzó una décima en abril, hasta el 3,2%, frente al 3,1% de marzo.

España volvió a superar la media comunitaria tras seis meses de subidas con una tasa del 3,5%, dos décimas superior a la de marzo (3,3%). Los índices de inflación más bajos se encuentran en Irlanda (1,5%), República Checa (1,6%) y Suecia (1,8%). Los más elevados, en Rumanía (8,4%) y Estonia (5,4%). Alemania y Francia, por su parte, registraron tasas interanuales de 2,7% y 2,2%. Por componentes, las tasas interanuales de inflación más elevadas en abril fueron las de transporte (5,9 %), vivienda (5 %) y alcohol y tabaco (3,4 %).

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ha alertado repetidamente de los riesgos para la competitividad, el crecimiento y el empleo que entraña una inflación demasiado elevada.

Para favorecer la estabilidad de precios, el BCE decidió el pasado 7 de abril elevar los tipos de interés 25 puntos básicos, hasta el 1,25%, tras casi tres años sin variar el precio del dinero, y no descartó nuevas subidas durante el año. La subida del IPC de la zona euro de abril favorece que estas subidas se den más pronto que tarde. La mayoría de los analistas sitúan la próxima subida antes del mes de agosto.

El BCE retira liquidez para enfriar el IPC

El Banco Central Europeo anunció ayer que no compró deuda pública de la zona del euro la semana pasada, por séptima vez consecutiva. Hoy retirará liquidez para evitar que suba el IPC. La entidad quiere absorber durante una semana 76.000 millones de euros, suma que corresponde a la deuda adquirida hasta ahora. El BCE ofrecerá a los bancos una tasa de interés máxima del 1,25% por el efectivo. La entidad va a mantener el programa de compra de deuda pública en el mercado secundario, que inició hace un año, para ayudar a los países de la zona euro con dificultades.