A cambio exige reformas "valientes"

Merkel dice que la solidaridad alemana con Grecia "nunca ha estado a debate"

La canciller alemana, Angela Merkel, reiteró hoy que la solidaridad alemana con Grecia "nunca ha estado a debate", aunque recalcó que su Gobierno exige a cambio a Atenas un proceso de reformas "valiente" y "difícil". Para el resto de países europeos con problemas de deuda pública, refiriéndose también a España, la dirigente insiste en que "todos necesitan reformas de forma continua".

Angela Merkel
Angela Merkel

La jefa del Gobierno alemán ha hablado hoy sobre la crisis de deuda en los países de la periferia europea, con el caso de Grecia en primer orden, durante un encuentro con los miembros de la Asociación de la Prensa Extranjera (VAP) de Berlín. En general, se ha mostrado moderadamente optimista con la situación de la UE y señala que aunque "aún no se han solucionado los problemas" que aquejan a los 27, se han dado pasos en los últimos meses en la dirección adecuada. También ha comentado brevemente el futuro de la presidencia del BCE y se ha referido al posible tratado de libre comercio de la UE con Japón.

Merkel ha insistido en no juzgar la actual situación financiera griega, pese a los rumores sobre una posible reestructuración de la deuda o un nuevo rescate del país heleno, hasta que la misión que se encuentra analizando la situación en Atenas concluya sus trabajos a finales de esta semana. "Espero a que la misión en Grecia termine su análisis a final de semana. No me pronunciaré hasta que conozca los resultados", ha declarado Merkel durante un encuentro con los miembros de la Asociación de la Prensa Extranjera (VAP) de Berlín.

La canciller ha apelado a su "responsabilidad política" y ha agregado que no se hace "ningún favor" a Grecia y a Europa "especulando" sobre la situación financiera helena antes de conocer el informe conjunto que elaboran en la actualidad la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Además, la dirigente germana ha declardo que Grecia "no se encuentra en la misma situación que hace un año", cuando se aprobó de urgencia su rescate, y que en los últimos doce meses Atenas ha dado pasos "difíciles" y "valientes", e indicó que este proceso de consolidación "no dura sólo unos meses". A cambio de la solidaridad alemana, Merkel ha recordado que su Gobierno exige a Grecia y al resto de países que hayan precisado un rescate, la aplicación de reformas económicas estrictas encaminadas a implantar una "cultura de la estabilidad".

Ahondar en las reformas

Respecto a la situación de España, Merkel ha valorado las reformas del Gobierno de Zapatero para atajar la crisis y destaca el "consenso" social en el que se han generado, por el apoyo de los sindicatos y la patronal. En este sentido, ha asegurado que en la última cumbre hispano-alemana, celebrada el pasado marzo en Madrid, descubrió que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero había logrado ya avances positivos en materia de consolidación fiscal.

Merkel ha apelado a la "soberanía nacional", sin querer apuntar abiertamente qué nuevas medidas debería aplicar el Ejecutivo español para dejar definitivamente atrás la crisis económica. "Todos los países necesitan de forma continua reformas. Todos. También Alemania necesita aplicar reformas porque la situación cambia constantemente", ha afirmado.

Tampoco ha querido profundizar en la complicada situación financiera que atraviesa Portugal, alegando los mismos motivos y la proximidad de comicios electorales, pero da por supuesto que Lisboa tendrá que seguir aplicando reformas. En el contexto de los rescates, Merkel espera que el próximo Gobierno finlandés "siga cumpliendo con su papel" en el seno de la UE, confiando en que los ultraderechistas y euroescépticos Verdaderos Finlandeses, la tercera fuerza más votada, no accedan a la coalición de Gobierno y veten la concesión de nuevas ayudas financieras.

Sin pistas sobre el futuro del BCE

Con respecto a la presidencia del BCE, para la sucesión del francés Jean-Claude Trichet a partir de octubre, Merkel indicó que el candidato alemán será anunciado "en el momento correcto" y se negó a evaluar la idoneidad de ninguno de los presuntos aspirantes a este puesto, entre los que destaca el italiano Mario Draghi.

La jefa del Gobierno alemán se ha manifestado asimismo a favor de negociar un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre la UE y Japón similar al adoptado con Corea del Sur, y no descarta una posible rebaja de impuestos en Alemania en 2013, dependiendo siempre de la situación fiscal.