Cierre de las Bolsas europeas

Europa, lejos de salir del triste lateral en el que está desde hace meses

Nuevas bajadas en la jornada de hoy en Europa. Seguimos por tanto en fase correctiva, lo que sigue alejando a Europa de la posibilidad de salir del triste lateral en el que nos movemos desde hace meses, lastrados por el tema de la deuda periférica, bien diferente del aspecto técnico de EE UU.

Un aspecto técnico, que, por cierto, a la hora de escribir estas líneas se está deteriorando. Ahora mismo por debajo de soportes clave, pero aún queda mucha sesión en EE UU, para estar seguros. Perder soportes al cierre sería una muy mala señal.

Pero no podemos dejar de valorar, la red de seguridad, con la que se mueve Wall Street, desde hace mucho tiempo, léase...el helicóptero de la Fed. Mañana comentaremos la situación según aguanten soportes o no.

Vamos a detallar varios factores bajistas que han influido en el día de hoy, pero siempre debemos tener en cuenta que la sobrecompra que arrastraban las bolsas era muy elevada. Mucho. De las más grandes en mucho tiempo. Y por ello no tiene nada de raro, que hayamos entrado en fase correctiva, que no tiene por qué ser un cambio de tendencia. Desde luego...en Europa es difícil cambiar ninguna tendencia porque estamos laterales mucho tiempo, me refería más bien a EE UU.

El primer factor negativo del día ha sido el duro desplome de las materias primas. Petróleo, cobre, oro, plata, entre otros, caían de forma dura y sin concesiones. Puede que tras todo esto, haya dos cosas, la muerte de Bin Laden, que ha sido tomada como excusa de que hay un menor riesgo, lo cual es muy discutible, para la toma de beneficios en unos productos que ya no es que estuvieran sobrecomprados, es que rozaban la burbuja, y por otro lado la subida de márgenes de los futuros de algunas de ellas por parte de los organismos reguladores de EEUU. Subir márgenes siempre supone, cerrar posiciones, porque no se tiene bastante dinero, y la posición mayoritaria era compradora....si había que cerrar, eran largos lo que se cerraba...

Sea por lo que sea, esta caída de las materias primas se ha llevado por delante a los sectoriales de materiales básicos.

Además el sector bancario europeo ha estado débil. Lloyds ha dado provisiones muy por encima de lo esperado, exactamente del doble, y el gigante galo Societe Generale no ha dado buenos resultados precisamente. Al final tan solo el 50% de los bancos europeos que han dado resultados han quedado mejor de lo esperado. El contexto macro actual, con fuertes restricciones de crédito, necesidades de mayor capital, subidas de tipos, problemas en la deuda periférica, entre otros, no es precisamente el mejor contexto para ellos.

Por si fuera poco todo esto, otro susto desde el punto de vista macro en EE UU. Las peticiones de paro semanal que ya llevaban algunas semanas muy subidas de tono, han quedado mucho peor de lo esperado. El Departamento de trabajo se ha apresurado a decir que había distorsiones estacionales, y parece cierto, pero aún así el dato es demasiado malo.

Si miramos un gráfico de largo plazo de dichas peticiones, veíamos que seguían una directriz bajista muy clara desde principios de 2.009. Pues bien, en las últimas semanas se está viendo, que se ha roto la directriz, no vale por tanto la excusa de la semana Santa, o de que si hacía mucho frío, mucho calor, o que los trabajadores tenían alergia al polen (no olvidemos, bromas aparte, que es un dato político, y el departamento de trabajo a veces pone excusas ingeniosas) es decir que el empleo, podría estar empeorando, o al menos haber dejado de mejorar. Todo esto tras haberse pasado meses lanzando desde un helicóptero 6.000 millones de fotocopias de dólares diarios, no parece un gran resultado. No olvidemos el también mal dato de ayer de ISM de servicios.

Pero a pesar de todo esto, finalmente las bolsas europeas han terminado lejos de mínimos, por otro factor más. Como ven día complejo...y ese factor ha sido, por una vez y sin que sirva de precedente, el presidente del BCE.

El mercado estaba obsesionado con que iba a decir las palabras "fuerte vigilancia", que según los diccionarios "sánscrito de la dinastía perdida de banquero central - cristiano", quiere decir subiremos los tipos en junio. Bueno pues el caso, es que ha dado un montón de rodeos dialécticos, pero al final no ha dicho la frasecita, y eso ha sentado muy mal al euro, como es lógico, pero muy bien a las bolsas que se han alejado de mínimos.

Para terminar, en un día tan complejo para el análisis, vamos a relajarnos con una curiosidad de la bolsa, que aunque no sirve para nada, al menos es refrescante, ¡que curioso es este mundo de las bolsas!

Según un estudio de los profesores David Hirshleifer, de la Universidad Estatal de Ohio, y Tyler Shumway, de la Universidad de Michigan, los autores han probado la relación en 26 bolsas, entre ellas las de Madrid, y en 18 de las mismas queda claro que donde esté un buen día de sol para las bolsas no hay nada. Vean estas cifras que destacan por ejemplo el profesor Mangot de París en su análisis del estudio:

1- Si tomamos sólo los días con más sol y comparamos con días extremadamente nublados, es decir, de un extremo a otro, despreciando los días dudosos, tenemos que Wall Street, atención, sube casi el 25% los días de sol de media y sube poco más del 8,5% los días nublados y todo esto en 15 años, que parece una muestra bastante amplia.

2- En Sydney la diferencia es aún mayor ¡32 puntos porcentuales a favor de los días de sol!

3- En Londres 22,1 puntos porcentuales a favor de los días de sol.

4- En París 19,7 puntos porcentuales a favor de los días de sol.

5- No hay correlación entre días de niebla, lluvia o nieve, solo funciona si hace sol o si está nublado.

Esto no quiere decir que cada día que haga sol, haya que salir corriendo a comprar y al revés, pero sí nos da detalle, una vez más, de cómo las bolsas no sólo funcionan como cabría esperar por fundamentales ni rudimentos económicos, funcionan también en una muy gran medida como reflejo de nuestro espíritu humano de nuestras filias y de nuestras fobias. En cualquier caso no deja de ser un dato divertido al cual no hay que darle mayor importancia.