Análisis de valores

IAG toma altura antes de presentar sus resultados

El alza del crudo juega en su contra y la mejora del turismo, a favor.

El aterrizaje de IAG, resultado de la fusión entre Iberia y British, en la Bolsa española ha resultado un tanto forzoso. La nueva compañía comenzó a cotizar en el parqué madrileño el pasado 24 de enero a 3,31 euros por título. Desde entonces, el valor ha caído un 19,34%, hasta los 2,67 de ayer (sumó un 0,19%). El imparable ascenso del crudo y las dudas sobre si entraría en el Ibex 35 -no lo hizo hasta el 1 de abril- han colaborado a esta pérdida de altitud. Sus acciones estuvieron a punto de bajar de los 2,4 euros, pero gracias a los buenos resultados turísticos de Semana Santa, la aerolínea ha conseguido remontar posiciones para acometer con rumbo al alza su primera publicación de resultados, mañana.

El petróleo no se lo ha puesto fácil, de todas formas. Las revueltas pro democráticas que durante los últimos meses llevan recorriendo el norte de África y Oriente Próximo han llevado el barril de Brent desde los 95 dólares de enero hasta los 126 dólares esta semana. Un incremento del 33% que resulta especialmente dañino para las compañías aéreas. Para IAG, la inversión en crudo supone entre el 25% y el 30% de los gastos anuales. La compañía tiene cubierto entre un 55% y un 60% de sus necesidades de todo el año. Con todo, ha comenzado a trasladar este sobrecoste a sus clientes, elevando el precio de los billetes.

Los analistas de Banco Sabadell opinan que, aunque el encarecimiento del combustible perjudica a todos, IAG "podrá defender sus márgenes en mejor medida que competidores más pequeños" tanto por el amplio peso de sus clientes de perfil business, como por la "buena evolución del resto de costes". En cuanto al riesgo de que el alza del petróleo se prolongue en el tiempo, este está siendo ya, según la entidad, descontado por el mercado sobre el precio de las acciones. Además, sus números siguen mejorando. IAG ha transportado a 11,5 millones de pasajeros en los tres primeros meses del año, un 3,2% más que en el mismo periodo de 2010.

IAG 7,45 -1,35%

Por eso, su recomendación de venta de acciones ha pasado a ser de compra, estableciendo un precio objetivo de 3,3 euros. Una valoración algo más moderada que la concedida de media por el conjunto de expertos que siguen la cotización de la compañía. De los 29 analistas, 17 invitan a adquirir títulos de IAG, diez a mantener y solo dos recomiendan vender. El precio objetivo marcado para sus títulos es de 3,55 euros.

El consenso de los analistas considera que las ventas del primer trimestre de la empresa serán de 3.628 millones de euros y su Ebitda de 209 millones, según los datos de FactSect. En concreto, en Sabadell estiman que las ventas pasarán de los 14.798 millones de 2010, a 16.493 millones este año, un avance del 11,5%. El Ebitda subiría de 1.250 millones a 1.579 millones, por lo que los analistas esperan que los 400 millones de euros que generará la sinergia lleguen antes de los cinco años previstos.

Otro punto a favor, recuerdan desde Oddo Securities, es el hecho de que ambas aerolíneas hayan fusionado también su negocio de carga que, en su conjunto, supuso una facturación de 1.100 millones de euros el pasado año.

La compañía

Un 63% de los 4.720 millones de euros de capital de IAG es flotante.

Bankia es el principal accionista, con un 12,1% del capital (por el 23% que Caja Madrid tenía en Iberia), y los analistas esperan que mantenga posiciones pese al proceso de transformación de las cajas.

IAG es la quinta aerolínea mundial. Más del 50% de sus ingresos provienen de vuelos a EE UU y Latinoamérica.