Una temible factura para los portugueses

Una temible factura para los portugueses

Como ya ocurrió en Irlanda, los ciudadanos de a pie serán los principales paganos de la operación de rescate financiero de Portugal. El memorándum suscrito por el Gobierno de José Sócrates con la CE, el BCE y el FMI dejará a los portugueses un incremento de más de 1.210 millones de euros en su factura fiscal de 2012 y otros 625 millones de euros un año después, mientras que la reforma del impuesto de sociedades exigida solo aportará 300 millones en el conjunto de los dos ejercicios.

El acuerdo obliga al futuro Gobierno portugués (hay elecciones generales el 5 de junio) a obtener el año que viene 150 millones euros adicionales mediante la eliminación de deducciones en el impuesto de sociedades; otros 150 millones con el gravamen a todos los tipos de transferencias sociales o pensiones; 250 millones a través del impuesto sobre propiedades; 410 millones más mediante el IVA; y 250 millones aumentando los impuestos especiales sobre venta de vehículos, tabaco o consumo de energía.

En el mismo plazo, la eliminación de deducciones, excepciones y exenciones en el impuesto de sociedades solo deberá aportar 150 millones de euros, según el memorándum suscrito por Lisboa con sus rescatadores.

El reparto de la factura se repite casi igual en 2013. El IRPF deberá encontrar 175 millones de euros más; transferencias sociales y pensiones aportarán 150 millones de euros; los impuestos especiales, 150 millones; y los de la propiedad, otros 150. En total, 625 millones frente a un incremento exigido en el impuesto de sociedades que volverá a ser de 150 millones.

Pero el plan incluye muchas otras medidas que harán las delicias de los votantes portugueses: el recorte en educación será de 195 millones de euros el año que viene y de 175 millones el siguiente; en sanidad, de 550 millones y 375 millones, respectivamente.

Los subsidios al desempleo se recortarán en 150 millones de euros en 2012, con un plazo máximo de 18 meses para cobrar el paro y reducciones progresivas a partir del séptimo mes. Y el gasto social en general se reducirá en 350 millones de euros un año después.

El ahorro en pensiones deberá ser de 445 millones de euros el año que viene mediante la reducción de las que superen los 1.500 euros mensuales.

El doloroso memorándum solo deja un consuelo a los vecinos lusitanos. Y es que la receta de 2014 se deja, de momento, en blanco para ajustarla en función de la evolución de los dos próximos años, aunque se deja claro que el déficit no podrá superar los 4.521 millones de euros. El año pasado lo cerraron con unos números rojos de 15.783 millones.

(Todos los datos están sacados del texto original del memorándum. Pero tenéis un buen resumen en la web del Diario Económico).

Imagen: calle de Lisboa (tomada del archivo de la CE).

Comentarios

Vaya plan. De todos modos las viejas teorías centro-periferia parece que también se cumplen dentro de la UE. No todos podemos ser, ni jugar el papel, de Alemania. Las dudas sobre qué pintamos dentro del Euro con nuestra estructura económica se hacen acucianes. Y empezamos a ver que ese dinero fácil a bajos tipos de interés en los tiempos que había que ayudar a Alemania ha sido una trampa. En fin. Nos apretaremos el cinturón ... pero ¿cómo prevenir las próximas burbujas, si no cambiamos toda nuestra estructura de producción?
Impresionante información. ¡Cuántas medidas de ajuste! Y estoy de acuedo con popoff. ¿Cómo evitar o disminuir las futuras burbujas? ¿Nadie plantea iniciar un cambio en los modos de producción y en nuestros comportamientos de consumo?
En 2016 es posible que tengamos billete de tren europeo, pero ¿tendremos Schengen?
Normas