El importe asciende a 78.000 millones

Portugal pacta las condiciones de su rescate

El primer ministro en funciones, José Sócrates, ha explicado que el Gobierno portugués ha aceptado las condiciones del rescate del FMI, la UE y el BCE por importe de 78.000 millones de euros entre las que se busca situar el déficit público en el 5,9% en 2011 y reducirlo hasta el 3% en 2013.

Sede del  BCE
Sede del BCE

Sócrates ha asegurado al comienzo de la rueda de prensa que "el Gobierno ha conseguido un buen acuerdo, que protege a Portugal". El Gobierno luso en funciones ha pactado las condiciones del rescate con el BCE, el FMI y la UE entre las que no se contemplan nuevas medidas fiscales para 2011. Tampoco se contempla la privatización de la Seguridad Social, ni recortes en el salario mínimo, cambios en la edad de jubilación o despidos de los empleados públicos.

Sócrates ha explicado que no se recortarán las pensiones mínimas, pese a que si que se bajarán las pensiones por encima de 1.500 euros, tal y como ya se hizo este año con los salarios.

El acuerdo con la 'troika' -Banco Central Europeo (BCE), Comisión Europea (CE) y Fondo Monetario Internacional (FMI)- contempla la reducción del déficit público hasta el 5,9% este año, el 4,5% en 2012 y el 3% en 2013. Unas cifras que se han suavizado con respecto a las que se esperaban por el mercado y que situaban el déficit público en el 4,6% para este año y continuar rebajándolo hasta el 2% en 2013.

"Vamos a superar esta crisis", ha destacado el primer ministro, que anunció en marzo su dimisión después de que el Parlamento rechazase su plan de austeridad. Su salida ha derivado en la convocatoria de elecciones anticipadas, previstas para el cinco de junio.

Durante un mes un grupo de funcionarios de la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo (BCE) han estado en Lisboa elaborando un plan de rescate para Portugal por importe de 80 millones de euros.

Portugal se convirtió en el tercer país de la zona euro, después de Grecia e Irlanda, en solicitar un plan de rescate después de que Sócrates dimitiera a finales de marzo tras no lograr que se aprobara en el Congreso un fuerte plan de recorte de gastos.

La prensa lusa había elevado hasta 100.000 millones de euros el importe del rescate, incluyendo 10.000 millones para la banca portuguesa. Cifra que superaba los 80.000 millones previstos inicialmente.

Papel de la oposición

En el discurso de Sócrates se afirma que a partir de ahora comienza el "procedimiento de consulta a los partidos de la oposición. Lo que es sin duda el país espera que esta vez, prevalezca el sentido de la responsabilidad y el interés nacional más alto". El Gobierno en funciones ha reiterado la necesidad de que el programa de la UE y el FMI sea acordado además con los partidos de la oposición, partidos que rechazaron las medidas propuestas por el Ejecutivo y que impulsaron la dimisión del primer ministro.

La oposición, satisfecha

El principal partido opositor luso, el Social Demócrata (PSD, centro-derecha), se mostró satisfecho por el programa de rescate a Portugal hoy anunciado y resaltó su importante papel en las negociaciones con Bruselas y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en la defensa del estado social.

El responsable de la delegación del PSD, Eduardo Catroga, explicó que la prioridad de su partido siempre fue "volcar la austeridad hacia el estado y no hacia las personas" y se lamentó de que los seis años de Gobierno socialista hayan llevado al país "al borde de la bancarrota".

"Son medidas mejores para los portugueses" que las anunciadas el pasado marzo por el Gobierno luso, resumió el dirigente conservador, que insistió en la "gran contribución" del PSD para lograr un programa de austeridad menos lesivo para los más desfavorecidos.

Efe