Partidos políticos

El PNV condiciona su apoyo al Gobierno a la legalización de Bildu

El presidente del PNV, Íñigo Urkullu, aseguró ayer que reconsiderará el acuerdo de estabilidad que mantiene con el Gobierno central en caso de que Bildu no pueda concurrir a las elecciones de mayo.

El presidente del PNV, Íñigo Urkullu, advirtió ayer de que su partido tendrá "muy muy presente" en su relación con el Gobierno de España la impugnación de las listas electorales de Bildu, cuya presencia en las elecciones municipales y forales del 22 de mayo defendió.

Durante un desayuno informativo en Madrid organizado por Nueva Economía Fórum, Urkullu explicó que su acuerdo presupuestario de este año con el Gobierno incluía aprovechar el "nuevo tiempo para Euskadi" que se ha abierto y que requería "colaboración, estabilidad y tiempo político". "Promover la ausencia de Bildu en las elecciones, -agregó-, "cuestiona la apuesta política del Gobierno español por aprovechar este momento". "Para nosotros es una cuestión mayor", sentenció. "El PNV no entiende ni se puede entender que no se aproveche el tiempo ni la estabilidad para avanzar en ese concepto de normalización política de Euskadi", insistió el líder del PNV, para reiterar a continuación que este contexto requiere la participación de Bildu en los próximos comicios, que confió que permitan los tribunales. "No hay ninguna justificación para que no haya participación política plena en Euskadi", dijo.

Tras interpretar que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, está actuando "para preservar su situación como supuesto candidato" a la presidencia del Gobierno, sostuvo que la denominada izquierda aberzale ha dado un paso frente a ETA que no tiene a su juicio marcha atrás y que merece ser reconocido con su presencia en las elecciones. En cuanto a las consecuencias de todo esto para las relaciones entre el PNV, el PSOE y el Gobierno, Urkullu aclaró que si ambas partes llegan de nuevo a un acuerdo presupuestario será porque se habrá cumplido el de este año.

Por otra parte, ayer también se supo que ETA ha comunicado a las patronales vasca y navarra el fin de la extorsión a empresarios, una de las principales vías de financiación de la banda terrorista desde los años setenta. El presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra, José Antonio Sarría, declaró que la carta con el anuncio de ETA, dirigida a él, llegó el pasado martes día 26.

Fin al impuesto revolucionario

La extorsión a los empresarios, denominada por los terroristas como el "impuesto revolucionario" y cuyo fin ha decretado ETA, ha sido una de las principales vías de financiación de la banda.

El catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense Mikel Buesa cifra en 115 millones de euros lo obtenido por ETA entre 1978 y 2008 por dicho chantaje.