España se aleja de la mejoría europea

Los problemas de financiación de las pymes tocan máximos

La sangre de la economía sigue sin fluir. El acceso al crédito sigue siendo un problema grave para la inmensa mayoría de las pymes, generadoras del grueso del empleo en España.

La encuesta sobre el acceso de las pymes a la financiación ajena, publicada hoy por las Cámaras de Comercio, recoge varios datos inquietantes. El más claro es que, desde que la entidad comenzó a realizar el estudio, hace ya dos años, es en el último trimestre cuando más pymes reconocen problemas de acceso a la financiación: el 87,3%.

Un 13,8% del total no ha conseguido la financiación buscada; según la encuesta, el principal motivo aducido por las entidades financieras es la falta de garantías suficientes. Entre las que sí la lograron, dos terceras partes lo hicieron a costa de mayores intereses, gastos o comisiones, un nivel no visto en los dos años anteriores.

España se desmarca de la mejoría europea

Los datos de las Cámaras contrastan vivamente con los de una encuesta análoga publicada también hoy respecto al conjunto de la Unión Europea. Según esta última, el porcentaje de pymes que mejoraron su acceso al crédito aumentó en tres puntos porcentuales durante el último trimestre; en paralelo, también creció el ratio de préstamos concedidos respecto a los solicitados.

Mientras Europa mejora, España continúa su sangría financiera, y el desánimo parece afectar ya a buena parte de la pequeña y mediana empresa: solo el 68,7% ha tratado de acceder a la financiación ajena, 13 puntos menos que hace dos años. La financiación de circulante sigue siendo el motivo principal por el que las pymes acuden a entidades financieras (92% del total), mientras que un 27% lo requieren para proyectos de inversión.

Esas cifras revelan crecientes dificultades a la hora de embarcarse en proyectos que generen puestos de trabajo a medio plazo, lo que siembra dudas sobre la recuperación del empleo.