Hidrocarburos y tabaco los más afectados

Caen los impuesto ligados al consumo

La caída del consumo se nota también en la recaudación del Estado. Los impuestos por tabaco, hidrocarburos e incluso el IVA han notado durante 2011 la fragilidad de la economía española.

Carlos Ocaña
Carlos Ocaña

Los españoles han perdido poder adquisitivo y el bolsillo del Gobierno también lo acusa. La recaudación de impuestos relacionados con el consumo sigue cayendo. Durante el primer trimestre del ejercicio los ingresos por gravar el tabaco y los hidrocarburos cayeron un 2,7% y un 5,5% respectivamente. Unos datos que se engloban dentro del comportamiento negativo de los impuestos especiales que han descendido respecto al mismo periodo del ejercicio anterior un 2,8%, según ha anunciado hoy el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña.

Un ejemplo más del daño que está causando a la cartera de los españoles la actual crisis económica es la recaudación del IVA. Los ingresos obtenidos por la tasa que grava el consumo han subido un 8% impulsado por la subida de tipos, como bien ha aclarado Ocaña. Este dato, indica que en términos netos, es decir eliminando el efecto del incremento de tasas, la recaudación habría caído o como mínimo mantenido. Esto se debe a que el tipo general pasó del 16% al 18%, lo que supone un aumento del 21,5%, y el reducido del 7% al 8%, subiendo un 14%. Por tanto la mayor recaudación no indica una reactivación del consumo, si no que únicamente se basa en el cambio de gravamen.

Aumeto de las retenciones del trabajo

La recaudación por impuestos directos fue de 20.820 millones y por indirectos de 21.037 millones, el 5,4% más gracias al IVA. Mientras tanto, por el IRPF, se obtuvieron 19.672 millones, el 2,4 % más ,a causa del aumento de los ingresos por retenciones del trabajo. Además, el Impuesto de Sociedades recaudó 397 millones, si bien, afirmó Ocaña, su evolución en este periodo es irrelevante hasta que se conozca el resultado del primer pago fraccionado en abril.

En términos globales descatar que durante el primer trimestre del ejercicio el déficit es de 6.900 millones de euros en términos de Contabilidad Nacional, lo que representa un 0.64% del Producto Interior Bruto (PIB) y supone una reducción del 20% respecto a 2010. En términos de caja, que computa los ingresos y gastos que efectivamente se han realizado durante el periodo, el Estado alcanzó un déficit de 9.161 millones de euros, inferior a los 15.546 millones del primer trimestre de 2010.

A pesar de que el secretario de Estado ha insistido en que aún es pronto para sacar conclusiones, ha reconocido que se están cumpliendo las previsiones del Gobierno por lo que se prevé lograr el objetivo del 6% de déficit. Asimismo, Ocaña destacó que el nuevo sistema de financiación autonómica supondrá algunos cambios en la ejecución presupuestaria que implicarán un descenso de los pagos por transferencias a las comunidades autónomas y un aumento de los ingresos cedidos por la aplicación de los nuevos porcentajes de cálculo.