Su producción cayó el 62,7% en marzo

GM adelantará a Toyota por culpa del terremoto

El terremoto del 11 de marzo se llevará por delante el trono de Toyota como principal automovilística mundial. La producción del gigante nipón cayó el 62,7% en marzo, y ya ha anunciado que no logrará recuperar su ritmo hasta finales de año. No fue el dueño del Land Cruiser o el Prius el único afectado: las cifras de ensamblaje de Honda, Nissan y Mazda también retorcedieron en el mes.

General Motors
General Motors

El potente sector automovilístico japonés derrapa por el terremoto y el tusnami y la crisis nuclear en el país, que ha provocado interrupciones en el abastecimiento energético. La pasada semana, Toyota ya anunció que podría demorarse hasta finales de año la recuperación de sus cifras de producción. Hoy, la mayor empresa japonesa informó que su producción doméstica en marzo cayó el 62,7% hasta 129.491 automóviles, las peores cifras desde 1988. Estos datos provocarán que General Motors recupere el trono de mayor productor mundial este año, tres después de perder una posición de privilegio que controlaba desde 1931. Es más, lo más probable es que incluso Volkswagen sea capaz de adelantar a Toyota y desplazarlo hasta el bronce en el podio, según los analistas. Toyota vendió 8,42 millones de unidades el pasado año, frente a las 8,39 millones de GM. Volkswagen superó por primera vez la barrera de los siete millones de ejemplares y totalizó 7,14 millones de ventas. Lo más probable es que Toyota acabe el año con una producción de 6,5 millones.

Caídas generalizadas

Marzo fue un mal mes para toda la industria nipona de las cuatro ruedas. Nissan Motor sufrió un retroceso del 52,4% hasta 47.590 vehículos; Honda Motor, por su parte, ensambló 62,9% hasta 34.754 coches. Ninguna de las empresas, no obstante, ha facilitado datos claros de cómo afectará el seísmo y sus consecuencias a su negocio.

Por ahora, el gran beneficiado de la crisis de las automovilísticas japonesas es la surcoerana Hyundai, que ha subido el 30% en Bolsa por las expectativas de que sus ventas se beneficien de las escasa oferta Toyota, Honda y Nissan.

El pasado 1 de abril comenzó el ejercicio fiscal de las tres compañías. Para Toyota, los expertos consultados por Reuters vaticinan un descenso del 65%.