Emisión de deuda pública

El Tesoro se mide en el mercado con subastas de letras y obligaciones

Hoy colocará títulos a un año y 18 meses y el miércoles, bonos a un plazo de 10 años.

Nueva prueba de fuego para el Tesoro español. Tras el respiro de las subastas de marzo, en la que el Estado español consiguió colocar en el mercado deuda con facilidad y a unos tipos de interés bastante más baratos que en subastas anteriores, las nuevas especulaciones sobre la posibilidad de que Grecia se vea obligada a reestructurar su deuda y las dificultades de Portugal para acceder a su rescate han vuelto a poner en el punto de mira a todos los mercados periféricos, de los que España había conseguido desvincularse en los últimos días. Esta incertidumbre ha disparado de nuevo los indicadores de riesgo de países como Portugal, Grecia o Irlanda. A ello se suma que es la primera subasta después de que el Banco Central Europeo decidiera subir los tipos un cuarto de punto, hasta el 1,25%, lo que podría traducirse en que el Tesoro se viera obligado a pagar unos rendimientos más elevados.

Hoy celebra subasta de letras a un año y a 18 meses, cuyas rentabilidades quedaron fijadas en marzo en el 2,178% y el 2,463%, respectivamente. Estos tipos de interés son los más bajos desde el mes de octubre de 2010 y la demanda triplicó los objetivos de emisión que se habían marcado, a pesar de que era la primera prueba para la deuda española después de que la agencia de calificación de riesgos Moody's decidiera recortar el rating de España. El Tesoro prevé captar entre 4.500 y 5.500 millones de euros en letras.

El miércoles, el Tesoro se enfrenta a un nuevo examen, ya que tiene programada una emisión de obligaciones a 10 años. Unos títulos que se colocaron en la subasta de marzo al 5,179%.

Las tensiones en los periféricos podrían obligar a pagar unos tipos más altos

Al margen de la cita con el Tesoro, los inversores también seguirán de cerca la publicación de los resultados empresariales correspondientes al primer trimestre de este ejercicio, aunque el carácter semifestivo de la semana (el viernes santo cierran sus puertas las principales Bolsas europeas) ha reducido notablemente la agenda. En España, mañana martes publica sus cuentas Enagás, mientras que el jueves lo hará el gigante finlandés Nokia.

En el plano macroeconómico, hoy se conoce la evolución del índice de los precios de la vivienda en España del primer trimestre, un indicador que dará algunas pistas sobre la marcha del mercado inmobiliario. El jueves, se publica el informe IFO alemán de abril, uno de los principales termómetros sobre la confianza de los consumidores. Y ese mismo día se anuncia en Estados Unidos la encuesta de la Fed de Filadelfia de abril.