El 42% en manos de sus socios españoles está cifrado en 2.309 millones

Danone asume el impacto de la crisis y reduce el valor de su filial española

La filial española de Danone ha sufrido el envite de la crisis, que ha lastrado su valoración. La matriz francesa estima cada año el precio que tendría su división española si estuviera en el mercado. A cierre de 2010, alcanzaría los 5.472,8 millones de euros, un 2,46% menos que un año antes. Reduce también el valor de la opción de compra con sus socios españoles, cuatro familias que poseen el 42% del capital y a las que pagaría 2.309 millones.

La crisis y el empuje de la marca blanca no solo han obligado a los grandes fabricantes a replantearse sus estrategias comerciales y recortar sus precios a la mínima expresión, sino que además han impactado en el valor de las compañías.

Así le ha ocurrido a Danone, presidida por Franck Riboud, que ha reducido la valoración de su filial española. Si estuviera en el mercado, Danone España alcanzaría un precio en 5.472,8 millones de euros, un 2,46% menos que un año antes, cuando llegaba a los 5.611 millones, según los datos que figuran en la memoria del ejercicio 2010 remitida al regulador de la Bolsa de París. El recorte de su estimación destaca, sobre todo, porque en los últimos años, a pesar de que la caída del consumo ya era evidente, Danone había elevado progresivamente el hipotético precio que otorgaba a su filial.

Danone desvela la estimación de su negocio en España porque cada año cuantifica cuál sería el importe que pagaría a sus socios españoles por la participación que no controla. En concreto, valora el 42,19% que permanece en manos de cuatro familias: los Carasso (descendientes del fundador de la empresa láctea), los Fuster, los Botton y los Portabella. Si la empresa gala decidiera comprar a las familias su porcentaje de Danone España tendría que abonarles 2.309 millones de euros.

GROUPE DANONE 50,56 -0,51%

Hace un año, el importe que hubiera pagado a sus socios era ligeramente más alto, 2.401 millones. Pero entonces, el accionariado en manos de las familias también era algo superior, del 42,7% frente al 42,19% actual. El motivo, según consta en la memoria de Danone, es que a lo largo del año pasado la matriz adquirió el 0,88% del capital que aún no controlaba. Una operación que valora en 48 millones de euros.

Además, asume que el precio de la filial se habría recortado en otros 44 millones de euros, debido a "ajustes de valoración".

Compra de acciones

El dueño de Actimel y Activia no desvela quién o quiénes han vendido a la matriz ese 0,88% del accionariado de la filial, tampoco detalla cómo realiza la valoración de su negocio en España. Tan solo explica que realiza una estimación sobre los ingresos medios a lo largo de un periodo de años, que no cuantifica.

Esta opción de venta es válida a lo largo de 25 años, que expirarán entre noviembre de 2016 y febrero de 2017, según la última memoria anual. Una opción de compra que puede renovarse sucesivamente por periodos de cinco años. Además, Danone puede ejercer este derecho en cualquier momento.

Sin embargo, el pasado año se introdujo un cambio en el procedimiento de adquisición. El grupo galo explica que el pasado mes de julio, la mayoría de sus socios en el capital de la filial made in Spain (en concreto, el 70%) acordó que la opción de compra debe avisarse con tiempo. En concreto, la modificación del contrato entre las partes establece un plazo de un año desde que Danone anuncie su intención de compra sobre la filial hasta que la haga efectiva.

Además de la opción que mantiene sobre la filial española, dispone de otra similar sobre el 42% de Unimilk, el segundo mayor fabricante de productos lácteos de Rusia. Danone desembarcó en Unimilk el pasado año, garantizándose una opción de compra que se prolonga desde el año 2014 hasta 2022 y que, según la última memoria, valora en 754 millones de euros.

Su difícil tarea de innovar en mercados maduros

Crecer en Europa no es fácil. Danone, que en España también es dueña de las marcas de agua Font Vella y Lanjarón, reconoce en su memoria que elevar sus ventas en mercados maduros es cada vez más complicado. "La competencia por ganar cuota de mercado en Europa Occidental es particularmente intensa", reconoce la dueña de Actimel. "La estrategia de la compañía pasa por diferenciarse de sus competidores a través del marketing, los productos con valor añadido y responder a la creciente demanda de productos orientados a la salud", asegura el fabricante de Danacol -que, según promete, ayuda a reducir el colesterol- o Densia -que Danone publicita como útil para reforzar los huesos-.

En cuanto a su estrategia en España, Danone ha acelerado a lo largo del último año sus ofertas y descuentos comerciales para tratar de competir frente al bajo coste de la marca blanca, cuya cuota de mercado está lejos de tocar techo a pesar de los esfuerzos de los fabricantes.

La multinacional francesa no detalla en su memoria cuál es su gasto en publicidad. Sí desvela que en el último año su gasto global en este ámbito ha crecido más de un 6%. Además, explica que en 2010 ha tenido que hacer frente al repunte de las materias primas. Asume un alza de los costes cercano al 10%, cuyo impacto en sus resultados mitigó al llevar a cabo un recorte de costes de 500 millones.

Los datos

La multinacional en cifras durante 2010

-A lo largo de 2010, Danone alcanzó unos ingresos netos de 17.010 millones de euros. La multinacional creció un 13,5% a pesar de la crisis y gracias a los mercados emergentes.

-El beneficio del gigante lácteo siguió el mismo camino al repuntar un 37% y situarse en los 1.870 millones. Una cifra lograda gracias a las nuevas adquisiciones, por ejemplo, la compra del grupo lácteo ruso Unimilk.

-El grupo francés alcanzó un endeudamiento de 7.074 millones de euros. Su deuda neta se incrementó un 7,8% debido a la compra del fabricante ruso. En noviembre adquirió la empresa estadounidense Yocream.

La cifra

5.472 millones de euros es el valor de Danone España, según las estimaciones realizadas por la multinacional francesa.