Paga el 4,25% a un año

El nuevo bono catalán compite desde hoy en la guerra por el ahorro

El éxito cosechado por Cataluña el pasado octubre al colocar títulos de deuda entre clientes minoristas -pagando una fuerte rentabilidad- dejaba pocas dudas de que la Generalitat volvería a repetir este reclamo para financiarse.

Palacio de la Generalitat de Cataluña
Palacio de la Generalitat de Cataluña

El momento ha llegado. La segunda ronda de los llamados bonos catalanes puede solicitarse a partir de hoy. Su alta rentabilidad (se pagan al 4,25% TAE a un año, y al 4,75% a dos años) y el bajo capital requerido (pueden suscribirse desde 1.000 euros a dos millones) prometen hacer del bono catalán un serio competidor en la guerra de captación del ahorro que ha reavivado la banca.

No todo el sector financiero se verá perjudicado, no obstante. Nueve entidades colaborarán en el proceso. La Caixa, Catalunya Caixa, Sabadell, Unnim y Barclays como aseguradoras, y Ahorro Corporación, Caixa d'Enginyers, GVC Gaesco y Deutsche Bank únicamente como colaboradoras. Estas entidades se llevarán una comisión que va del 0,75% al 2,5% por las emisiones a 12 meses, y del 1% al 3,5% por las de 24 meses, que recibirán cinco días hábiles después de que se cierre el plazo de suscripción. Este acabará cuando las peticiones alcancen los 2.700 millones de euros que prevé colocar la Generalitat. Cataluña, sin embargo, ha señalado que podría ampliar la cifra hasta los 3.300 millones de euros en caso de encontrar una amplia demanda. Algo que sucederá muy probablemente, si se tiene en cuenta que en la emisión anterior, de los 1.850 millones que se esperaban colocar, se pasó a 2.500 millones, al comprobarse que la demanda superaba los 3.500 millones. En esta ocasión, no obstante, no habrá prorrateo, sino que serán los primeros en realizar la solicitud quienes tengan preferencia. Una vez superado el montante de salida, solo se admitirán nuevas peticiones durante un plazo de 48 horas antes de proceder a la colocación.

La propuesta catalana entrará a competir directamente con los depósitos que la banca ha puesto sobre la mesa (como el de Santander al 4,5% o el de CAM al 4,25%) recrudeciendo aún más la guerra por el pasivo.

Igualar el interés de 2010 requiere 24 meses

La principal diferencia entre la emisión de bonos catalanes que se pone hoy en marcha con respecto a la que tuvo lugar en octubre, radica en el tipo de interés que se paga. Si en la primera hornada solo había una modalidad de títulos, a 12 meses y bajo una rentabilidad del 4,75%, en esta ocasión el inversor tiene dos alternativas. La primera opción, a un año, tiene un rendimiento algo menor, se paga al 4,25% TAE, mientras que lograr un 4,75%, requiere depositar el ahorro durante un plazo de dos años.

Otra diferencia es la cuantía, que en otoño se amplió hasta 2.500 millones de euros, y ahora parte por encima, en 2.700 millones ampliables a 3.300. El número de entidades colocadoras, finalmente, ha pasado de las 23 que operaron hace unos meses a solo nueve.