Problemas en su filial en Australia

Hochtief se desploma en Bolsa por las dudas sobre sus cuentas de 2011

La nueva posesión de ACS tiene problemas. La constructora alemana Hochtief ha caído un 7,9% en Bolsa después de reconocer que tendrá que revisar sus previsiones de ganancias para este año por culpa de su filial australiana.

Logotipo de Hochtief
Logotipo de Hochtief

Las dificultades de una empresa en Australia pueden terminar afectando al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. O, más bien, a una de sus empresas, ACS, que acaba de ganar el control sobre la mayor constructora de Alemania, Hochtief, justo en un momento en que una de sus filiales está dando problemas.

Y esta filial es la australiana Leighton, en la que tiene un 54,5% y que ha pedido ser suspendida en Bolsa antes de revisar, por segunda vez en lo que va de año, sus previsiones de resultados para este ejercicio. ¿La razón? Retrasos en algunos de sus proyectos, otros que son más caros de lo previsto o el efecto del mal tiempo en alguna de sus actividades.

Realmente, el mercado todavía no sabe qué va a decir Leighton, pero se teme lo peor porque Hochtief lo ha dejado claro: no serán buenas noticias. "Siguiendo la revisión de la estimación de ganancias de Leighton, Hochtief espera un efecto adverso significativo en las previsiones del plan de negocio de esta compañía para 2011", según un comunicado de la constructora alemana.

La reacción inmediata ha sido una fuerte caída en Bolsa, que ha provocado un desplome del 7,9% en la cotización. Y eso, a pesar de que Hochtief se ha apresurado a añadir que no habrá efectos en 2012 y 2013.

Los analistas temen que el objetivo de la alemana de tener un beneficio antes de impuestos de 1.000 millones de euros este año sea imposible y tenga que ser recortado, según informa la agencia financiera Bloomberg.

El efecto australiano llega de esta forma a Alemania, y se traslada a España por la vía de ACS, que se ha hecho con el control de Hochtief tras una dura batalla. Las acciones de la constructora nacional, sin embargo, han resistido lo peor del contagio y han cerrado con una caída del 1,30%.