Sin sorpresas: el BCE sube los tipos un cuarto de punto

Trichet: "No hemos decidido iniciar una serie de subidas de tipos"

El consejo de gobierno del BCE ha confirmado los pronósticos del mercado al subir los tipos de interés un cuarto de punto, hasta el 1,25%, para contener las presiones inflacionistas en la zona euro. El presidente de la institución, Jean Claude Trichet, ha sugerido a países con crecimiento todavía débil, como España, que compensen la subida con más reformas.

Jean-Claude Trichet
Jean-Claude Trichet

Se cumplió el guión. Como ya daban por hecho analistas, operadores y casi cualquier persona a la que se consultase, el Banco Central Europeo (BCE) decidió hoy por unanimidad elevar los tipos de interés un 0,25%. Exactamente la cantidad que todo el mundo tenía en mente. Un escenario que el mismo presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, ya adelantó hace un mes con más claridad de la habitual, incluso para un hombre poco dado a las sorpresas como él.

El banquero francés insistió hoy en que seguirá "vigilante" sobre los riesgos inflacionistas, pero confirmó que no se ha decidido si la subida aplicada hoy será la primera de una cadena de aumentos de aquí a final de año, una de las dudas que planeaba sobre los mercados. Las palabras de Trichet, que el mercado interpreta, fueron que la política monetaria "sigue siendo acomodaticia".

El mercado entiende así que Trichet se tomará un respiro antes de subir nuevamente los tipos porque, aunque no lo descarta, dependerá de las circunstancias. De hecho, el euro reaccionó a la baja tras el discurso de Trichet y se cambia a 1,423 dólares tras abrir esta mañana por encima del nivel de los 1,43 dólares.

Preguntado por el impacto del encarecimiento del dinero para países donde la recuperación todavía es débil, como el caso de España, Trichet recordó que el BCE decide la política monetaria "para garantizar la estabilidad de precios a 350 millones de ciudadanos". En ese sentido, afirmó que hay países que "tienen que corregir sus cuentas públicas y sus políticas económicas, y hasta ahora han presentado planes positivos. A su juicio, una aceleración de las reformas y el ajuste compensaría en términos de crecimiento la subida de tipos.

José Luis Rodríguez Campuzano, estratega de Citi en España, comenta que "todo apunta a que el BCE considera la decisión de hoy como el primer paso hacia la normalización de la política monetaria. Otra cosa bien diferente es afirmar explícitamente que hay una serie de subidas de tipos pendientes. No necesariamente. Se analizara en cada reunión".

Desde la anterior cita en marzo, Trichet ha reiterado en varias ocasiones la necesidad de controlar las presiones inflacionistas pese a la frágil recuperación económica en una zona euro que crece a dos velocidades. Por un lado, Alemania y Francia y, por otro, los países periféricos.

Trichet aseguró que el movimiento al alza de hoy, que es el primero que anuncia el banco central desde julio de 2008 y después de casi dos años con las tasas rectoras en el mínimo histórico del 1% -un nivel al que se llegó tras un proceso de continuas rebajas que se inicio en octubre de 2008, partiendo de un estratosférico 3,75%- contribuirá a "anclar las expectativas de inflación". El objetivo del BCE sigue siendo mantener la inflación por debajo del 2%.

Suficiente liquidez en el sistema

Por otro lado, señaló que hay una suficiente liquidez monetaria en el sistema y solo ve "riesgos equilibrados" debido a las tensiones en los mercados financieros provocadas por Japón, Oriente Medio y el proteccionismo. Además, pidió a los gobiernos que lleven a cabo "reformas estructurales de largo alcance" porque es "clave" mantener la fortaleza de las finanzas públicas". Añadió, además, que el pacto por el euro "va por el camino correcto".

Sobre el sector financiero, el máximo responsable de la política monetaria en la zona euro sostuvo que la banca ha ampliado sus préstamos al sector privado en la eurozona. Añadió que "es esencial que los bancos guarden su beneficio" y aprovechen las ayudas del estado para recapitalizarse.

Los mercados no reaccionan a la subida

A pesar de que los analistas consideran que una subida de tipos resultaría perjudicial para los mercados, de momento estos se comportan como si la historia no fuese con ellos. La deuda no ha sufrido en exceso y de hecho los países periféricos están viendo cómo se reduce el castigo a su prima de riesgo a causa del incremento en la rentabilidad exigida al bund alemán, utilizado como referencia.

Este movimiento implicaría un encarecimiento en el crédito concedido a los bancos, y estos a su vez terminarían trasladándolo al consumidor en forma de transacciones, préstamos e hipotecas más caras. Una situación que los expertos afirman que podría castigar fuertemente a la renta variable española, un índice con gran peso del sector financiero. A pesar de ello, nadie termina de tener claro el efecto. De hecho, las consecuencias en la renta variable de anteriores intervenciones de Trichet en materia monetaria no terminan de fijar una relación clara entre ambos campos.

En marzo de hace cuatro años, el BCE elevó los tipos al 3,75%. El Ibex cedió un 2,72%, pero el susto le duró poco. Se recuperó en las dos sesiones siguientes. Las dos siguientes ocasiones no hubo mucha diferencia. Disgustos que duraban apenas 24 horas, a lo sumo 48, y recuperación rápida con el selectivo instalado en altos niveles. De hecho, las esperadas bajadas, que no se iniciaron hasta finales de 2008, fueron mucho peor acogidas por los operadores. Si bien es cierto que para entonces los inversores ya actuaban espoleados más por el escenario de crisis general que por actuaciones concretas.

El BCE animó a Portugal para que pidiera el rescate

Asimismo, Jean-Claude Trichet ha indicado que se ha animado a Portugal a pedir apoyo financiero. Trichet ha señalado que es clave fortalecer la confianza en la sostenibilidad de las finanzas publicas de los países de la Unión Europea y que hay que impulsar reformas estructurales de largo alcance para favorecer el potencial de crecimiento y la competitividad de la economía europea.

Pese a la insistencia de los periodistas, Trichet eludió dar detalles concretos sobre los países, entre ellos España. El presidente del BCE ha explicado que hay "varios países que tienen que corregir su situación económica". No obstante, rechazó señalar a un país en concreto y se limitó a decir que "es un mensaje para todos".