Bolsa de Nueva York

Monsanto aminora los avances de Wall Street

Los resultados de Monsanto cayeron como un jarro de agua fría en el parque neoyorquino, diluyendo las contundentes alzas de la apertura. Con todo, los tres selectivos de referencia acaban ganando cómodamente.

Así, el Dow Jones sube un 0,27%, estableciendo un nuevo máximo en el año (12.426 puntos) y alcanzando cotas de 2008 previas a la crisis económica. El S&P 500 gana un 0,22% (1.335 enteros) y el tecnológico Nasdaq asciende un 0,31% (2.799 puntos).

El optimismo que exhibieron las Bolsas europeas cruzó el Atlántico este jueves hasta Wall Street, donde la sesión arrancó con importantes alzas.

Los pedidos industriales de Alemania aumentaron más de lo previsto en febrero, y ello prueba que la economía germana cobra brío. Con esta mejora los mercados ven apaciguada su inquietud ante los problemas de deuda de la Europa periférica, ya que interpretan que la potencia alemana actúa como garante salvador de posibles escollos, y en consecuencia las compras ganan terreno.

DOW JONES 25.679,90 -0,33%

Otro factor para el buen ánimo es la previsible subida de tipos. Se da por seguro que el BCE aumentará los tipos de interés en 25 puntos básicos mañana, jueves. En Estados Unidos, por su parte, las actas de la Reserva Federal publicadas ayer sugerían que existe una división en el foro interno de la entidad sobre si es necesario acabar con la política monetaria expansiva en el segundo cuatrimestre del año o lo conveniente es extenderla un poco más.

Aunque el alza de los tipos de interés no suele ser bien recibida por los inversores, en este caso sería sintomática de que la recuperación económica se afianza, lo que también ayuda a propulsar los avances.

Sin embargo, lo que parecía un camino despejado en la Bolsa de Nueva York, se torció hacia la media sesión llevando a los índices estadounidenses a tocar los números rojos. La repentina caída obedeció a la contrariedad que causaron en el parqué las cuentas de la agroalimentaria Monsanto.

Pese a que el balance de los seis primeros meses del ejercicio fiscal de la empresa recoge un beneficio un 18% mayor que en el mismo periodo del año anterior, las acciones perdieron un 5,67%, después de que los analistas penalizaran al valor por considerar que los ingresos del segundo trimestre no han estado a la altura de las expectativas.

Las materias primas, en máximos

El oro y el petróleo protagonizaron el día. Ambos cotizan en máximos históricos, favorecidos por la debilidad del dólar. La onza del metal precioso supera el récord de 1.460 dólares. Mientras, el crudo de Brent rebasa los 122 dólares (122,30) y el barril de Texas alcanza los 108,83 dólares.