Documento de consulta sobre buen gobierno

Bruselas sopesa prohibir las 'stock options'

La Comisión Europea sopesa imponer por ley restricciones a las primas que reciben los dirigentes de empresas cotizadas e incluso prohibir aquellas que fomentan particularmente la adopción de riesgos excesivos, en particular las opciones sobre acciones ('stock options') o las indemnizaciones por despido, los denominados 'paracaídas de oro'.

Michel Barnier
Michel Barnier

Estas ideas están incluidas en el documento de consulta sobre buen gobierno de las empresas publicado este martes por el Ejecutivo comunitario, primer paso para legislar en este campo. La crisis financiera ha puesto de relieve, según Bruselas, que el gobierno corporativo, que hasta ahora se ha basado en la autorregulación, "no era tan eficaz como debía haberlo sido".

"Una aplicación excesiva de planteamientos a corto plazo ha tenido resultados desastrosos", ha dicho el comisario de Mercado Interior, Michel Barnier.

En materia de primas y 'bonus', Bruselas ha aprobado varias recomendaciones y legislación sólo para los directivos de entidades financieras. Ahora se plantea extender y endurecer las limitaciones legales para los dirigentes de todas las empresas cotizadas. "Los problemas relacionados con la remuneración de los directivos, como la falta de transparencia, la participación de los accionistas y los incentivos para la creación de valor a largo plazo, no se limitan a las instituciones financieras", sostiene Bruselas.

En el documento de consulta, la Comisión plantea que el tratamiento fiscal favorable en algunos Estados miembros de las 'stock options' y otras primas similares podría fomentar la asunción de riesgos excesivos. Por ello pregunta si es necesario regular esta cuestión a nivel de la UE o "incluso prohibir la concesión de 'stock options".

También aboga por debatir la prohibición de los 'paracaídas de oro' o concederlos únicamente a aquellos directivos que hayan logrado resultados positivos para la empresa. Finalmente, el Ejecutivo comunitario quiere reforzar el papel de los accionistas y de los trabajadores y sus representantes a la hora de fijar la política de remuneración de una empresa cotizada.

Bruselas quiere además mejorar el funcionamiento de los consejos de administración. Para ello sugiere aumentar la presencia de mujeres, que en la actualidad se limita al 12% de promedio en la UE con medidas como el establecimiento de cuotas o más transparencia en materia de diversidad. También reclama una mayor presencia internacional, ya que, por ejemplo, en Polonia el 68% de las compañías cotizadas no tienen ningún consejero extranjero, mientras que en Italia esta cifra es del 58% y en España del 46%.

Barnier pretende además limitar el numero de consejos de administración a los que puede asistir un mismo consejero (por ejemplo a tres al mismo tiempo), prohibir la acumulación de los cargos de presidente y consejero delegado en las instituciones financieras y exigir una adecuada cualificación de los consejeros.

El 'Libro Verde' aboga además por reforzar la posición del responsable de evaluación de riesgos de una empresa, de manera que pueda informar directamente al consejo de administración. Y propone aumentar la cooperación entre los auditores y las autoridades de supervisión y fortalecer la obligación de informar de los primeros cuando detecten problemas.

La consulta permanecerá abierta hasta el 22 de julio de 2011. La Comisión estudiará todas las respuestas y hará público en otoño un informe en que se resumirán los resultados de la misma. Teniéndola en cuenta, se tomará una decisión sobre si resultan necesarias propuestas legislativas, aunque estas solo se presentarán tras haberse realizado una evaluación de impacto en profundidad.