Estará listo para 2016 o 2017

Francia aprueba el canal que conectará por barco París con el norte de Europa

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, dio hoy luz verde a la fase final del canal Sena-Norte de Europa que, con sus 106 kilómetros de longitud, conectará París con la red fluvial del norte europeo, así como con el puerto de Rotterdam (Holanda).

Se espera que el canal, que tendrá un ancho de 54 metros y estará destinado al transporte de mercancías, esté listo para operar en el horizonte de 2016 o 2017, anunció Sarkozy en la localidad de Nesle (norte de Francia).

El mandatario informó del inicio de un "diálogo competitivo" entre las constructoras Bouygues y Vinci que se repartirán las obras del proyecto, cuyo coste se calcula en unos 4.300 millones de euros, y que comenzarán, si no hay retrasos, a finales de 2012.

La financiación del proyecto está ya cerrada al 97%, subrayó la entidad Vías Navegables de Francia (VNF) que gestiona los canales en el país, y que destacó el apoyo de la Comisión Europea (CE) que contribuirá a su construcción con 333 millones de euros.

El canal abrirá el acceso de la cuenca del río Sena a la red fluvial de 20.000 kilómetros del norte de Europa.

Además de conectar los canales franceses con el puerto de Rotterdam -el mayor de Europa por volumen de mercancías-, la nueva infraestructura también permitirá transitar hasta los puertos de Le Havre, Rouen, Dunkerke o Amberes.

Las embarcaciones que navegarán por la vía están preparadas para transportar hasta 4.400 toneladas de mercancías, el equivalente de 150 camiones de 30 toneladas, según informó el diario "Le Parisien".

Además, según la Presidencia, las obras generarán 4.500 empleos directos y 25.000 indirectos a largo plazo.

El presidente galo subrayó que se trata de un "proyecto central" en la red de infraestructuras del país y recordó que la respuesta de un país a la crisis económica no es la paralización de proyectos "sino, al contrario, la inversión".

VNF indicó que el nuevo eje de transporte contribuirá de forma decisiva en el objetivo de aumentar desde el 12% hasta el 25% la parte del transporte no rodado de aquí a 2022 y recordó que el transporte de mercancías por navegación fluvial en Francia creció un 8,6% en 2010.

Precisó que la nueva infraestructura "reforzará" la posición de los puestos franceses de Le Havre, Rouen y Dunkerke, en el norte del país.