Se retira la gestión a los Ruiz-Mateos

Quesería Menorquina entra en suspensión de pagos

Un juzgado de Mallorca ha declarado hoy el concurso de acreedores, antigua suspensión de pagos, para Quesería Menorquina y ha retirado la gestión de la misma a sus propietarios, la familia Ruiz-Mateos.

Quesería Menorquina, fabricante de la marca Tranchettes, se une así a otras cinco empresas del grupo que ya estaban concurso de acreedores, de las cuales en cuatro de ellas la familia Ruiz-Mateos está apartada de la gestión ( Dhul, carcesa, Hibramer y Quesería Menorquina) y la otra , Cacolat, en la que el juez h adecisio mantener al clan jerezano al frente.

Nueva Rumasa adquirió en junio de 2009 Quesería Menorquina a la multinacional Kraft, a quien aún le adeuda cerca de 1,4 millones de euros del precio total, que los sindicatos cifran en 1,7 millones. El importe pendiente se estaba cobrando mediante pagarés y se ha refinanciado en dos ocasiones. Además, al empresa debía también 33 millones de euros al finalizar el ejercicio 2009, de los que la mayoría, 27,35 millones, correspondían a proveedores y acreedores varios.

Semana de movimientos en Nueva Rumasa

Esta semana está siendo de gran movimiento para Nueva Rumasa. Ayer mismo el Grupo Radó presentó una denuncia por estafa y faolsedad en documeto mercantil y estafa procesal contra José María Ruiz-Mateos y seis de sus hijos; además de contra varias de las empresas del grupo.

En la denuncia, Grupo Radó explica que entrego dos hoteles a Nueva Rumasa garantizados con pagarés nominativops de vencimiento mensula que nunca se han llegado a cobrar. Una acusación a la que la familia no ha respondido, al igual que ha hecho con el acuerdo marco de ERE temporal al que había llegado con UGT y CCOO.

El objetivo de este documento marco era solicitarlo en Trabajo para las empresas que lo necesitaran aún no han entrado en concurso de acreedores, y presentarlo ante los jueces en los que ya se encuentran en esa situación. Con el objetivo, en este último caso, de que los jueces sean sensibles al acuerdo alcanzado entre empresa y sindicatos y no opten por la extinción de empleo.