Signos de anemia en el mercado de banda ancha y de móvil

Telefónica confirma sus peores temores: pierde clientes de ADSL por primera vez

El peor escenario para Telefónica se acaba de cumplir. Por primera vez en la historia, el exmonopolio pierde abonados de ADSL. Son 23.108 menos, según la CMT.

Enero fue el primer aviso. La cuota de captación de abonados de banda ancha por parte de Telefónica cayó en picado y firmó su peor mes. Pero todavía crecía. Pese a ser pocos, Telefónica era capaz de lograr usuarios.

La nota mensual con los datos de febrero publicada por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) ha puesto fin a ese negativo escenario y lo ha convertido en uno peor. El exiguo crecimiento ha desaparecido. Telefónica tiene ahora menos clientes de banda ancha de los que tenía a cierre de enero.

Según el regulador, Telefónica terminó febrero con 5,546 millones de abonados de ADSL. Una cifra que supone 23.108 clientes menos que en enero. Incluso si se suman las altas de fibra óptica (que ahora la CMT da de forma desagregada) sigue habiendo caída. Aunque todos los clientes que se han apuntado a esta nueva tecnología fueran de Telefónica (y casi todos lo son), las altas serían menos de 4.000, incapaces de compensar la pérdida en ADSL.

TELEFÓNICA 3,74 1,11%

¿Qué ha sucedido?

Telefónica ha pasado en unos años de captar tres de cada cuatro nuevos clientes de banda ancha a perder usuarios. ¿Cómo es posible? La fortaleza de sus rivales, con Jazztel en plena racha y Orange recuperándose de su negro pasado, es parte de la explicación. Según la CMT, Jazztel, Orange y Vodafone han captado el 77% de las nuevas altas entre diciembre y febrero, frente al 22,4% de las operadoras de cable (Ono, R, Telecable, Euskaltel....). Pero eso no es lo más importante. O, al menos, no es lo único que importa.

La clave es que el mercado de banda ancha ha dejado de crecer como lo hacía y eso ha cerrado las posibilidades de Telefónica.

Y es que en banda ancha hay dos mercados, el de captación de nuevos clientes y el de seducción (y posterior robo) de usuarios de la competencia. El ex monopolio juega casi exclusivamente en el primer nivel, en el de abonados que llegan de nuevas al ADSL, que compran su primera conexión; y eso, con un crecimiento cada vez más limitado de altas, supone una condena a medio plazo.

Ahora, el partido se juega en otro terreno, donde el robo de usuarios ajenos y la fidelización de los propios son la clave. Y ahí ganan otras compañías, como Jazztel, Vodafone u Orange, cuyos precios más reducidos están drenando las arcas de Telefónica, según los datos de la CMT.

De todas formas, el mercado se ha frenado, pero sigue creciendo. En enero, las altas fueron 63.319, una cifra muy baja comparada con otros meses, pero positiva. En febrero ha ido peor: 50.318 altas. Pero sigue siendo crecimiento y eleva la planta total a 10,735 millones de líneas. Y Telefónica ha captado parte de este crecimiento, pero no la suficiente para compensar la pérdida de usuarios. Es decir, en estos momentos, según el regulador, el exmonopolio pierde más clientes de banda ancha de los que logra ganar.

De ahí que la operadora haya comenzado una estrategia más agresiva con su oferta de fibra óptica . Si no puede ganar en ADSL, desde luego sí puede hacerlo en la nueva tecnología, donde el resto de las operadoras (ni las de ADSL ni las de cable) están invirtiendo, ya que ninguna llega al hogar del abonado con fibra óptica. Los resultados de esta política, sin embargo, tardarán cierto tiempo en verse y dependerán de cuál sea el compromiso real de Telefónica, porque requiere inversiones muy elevadas.

Telefonía móvil

En telefonía móvil la situación es parecida, aunque al menos Telefónica no está sola. En este caso, a ella se ha unido Vodafone: las dos pierden clientes celulares en febrero.

El mercado no ha ayudado, ya que el número de clientes de móvil cerró febrero en 55,013 millones, casi 42.000 líneas menos que en enero, pero Orange ha logrado superar el trago y Yoigo ha sacado matrícula de honor.