Las entidades elevarían los intereses

Saldar la deuda con la vivienda doblaría los costes de una hipoteca, según un informe

Saldar la deuda con un banco devolviendo la vivienda doblaría el coste de las hipotecas y complicaría el acceso a la financiación, según un informe. Gobierno y promotores rechazan la dación en pago, mientras que sindicatos y consumidores reclaman esta medida para ayudar a los hipotecados con problemas.

Los defensores y detractores de la dación en pago ponen estos días sus cartas sobre la mesa. La posibilidad de que se pueda saldar la deuda hipotecaria entregando la vivienda al banco resolvería muchos problemas para algunos y complicaría la situación del sector financiero e inmobiliario para otros.

Un informe de la Agencia Negociadora avisa de los riesgos de normalizar esta fórmula. Asegura que la mediad duplicaría los tipos de interés reales y haría más difícil el acceso a una vivienda, ya que las entidades financieras exigirían una solvencia mucho mayor al comprador.

Además, advierten que la relación entre el importe del préstamo y el valor de tasación del inmueble -lo que se conoce como "loan to value", LTV por sus siglas en inglés- sería menor, dado que en ese caso es solo la vivienda la que responde de la deuda. Ello obligaría al comprador a desembolsar una cantidad inicial mayor.

Asimismo, los bancos recurrirían a tipos de interés fijos para disminuir los riesgos, tipos de interés que en igualdad de condiciones, podrían llegar a ser tres puntos porcentuales superiores a los variables. Una reforma repercutiría también a la baja en los plazos de amortización, que en España alcanzan en muchos casos los 40 años pero que en caso de modificarse el sistema no sobrepasarían los 20, lo que elevaría las cuotas mensuales. Las entidades financieras exigirían a sus clientes mayor vinculación a productos asociados -seguros de vida, de ahorro-, al tiempo que se produciría una contracción del crédito en el mercado interbancario-.

Por su parte, los promotores inmobiliarios rechazan la dación en pago y piden "prudencia". El presidente de la APCE, José Manuel Galindo, reclamó una mayor reflexión sin improvisaciones. "No se pueden cambiar las leyes del juego a mitad del partido", apuntó, y aseguró que "no se obtendrá financiación para la compra de vivienda de la misma manera" en caso de aceptarse la dación en pago.

Entre los defensores, los consumidores y algunas formaciones políticas que presionan al Gobierno. Los líderes de UGT y CC OO de Cataluña y la asociación de consumidores ADICAE registraron hoy en el Congreso una iniciativa popular para que sea posible cancelar una deuda hipotecaria con la entrega de la vivienda.

El secretario general de ADICAE, Fernando Herrero, ha dicho que se trata de una reivindicación tradicional de los consumidores para acabar con el problema de las familias que, tras ver embargada su vivienda por falta de pago, siguen debiendo hasta el 50% de su valor a la entidad financiera.