Análisis

Suben los precios, se contrae el crédito, ...baja el consumo

El Banco de España maneja la posibilidad de que el crecimiento económico en el primer trimestre de este año haya mantenido la senda de los últimos meses de 2010, con un avance trimestral del 0,2%.

Detecta una aceleración en los pedidos industriales en enero, así como en las ventas al exterior, aunque podrían estar neutralizadas por un incremento mayor aún en las importaciones. æscaron;nicamente el consumo sigue sin dar señales de recuperación consistente. Desde luego no ayudan ni los precios ni la financiación.

Estadística ha publicado la evolución de los precios en marzo y del consumo en febrero, y ambas variables mantienen un coherente y divergente comportamiento: suben los precios, desciende el gasto en el comercio minorista. El descenso del consumo en el comercio mantiene una constante desde el inicio de la crisis, con alguna salvedad puntual en algunos meses. Pero desde julio del año pasado, justo cuando el Gobierno aplica la reducción de gasto público (funcionarios, inversión) y eleva IVA y otros impuestos indirectos, la caída es cada vez más pronunciada, como réplica directa al descenso de la renta disponible de los hogares.

El descenso deflactado es de un 4,8% anual, según el INE. Prácticamente el mismo registro que en enero. Sin incluir las estaciones de servicio el recorte es del 4,7%; en las grandes superficies el descenso es del 7,1%, mientras que en las pequeñas cadenas la caída es del 4%.

Pero la caída de la renta disponible, principal causante junto con las expectativas negativas sobre el empleo, del descenso del consumo, ha tenido un deterioro adicional en los últimos meses que multiplican la contracción del gasto de los hogares: los precios. España tiene una tasa interanual de inflación del 3,6% como consecuencia fundamental de las alzas del petróleo, donde España tiene una dependencia mayor a la de sus competidores europeos, y como consecuencia del filtrado de los impuestos a los precios de consumo. España tiene una inflación notablemente mayor que la de la zona euro, donde está en el 1,6%, ya que Alemania tiene la tasa interanual en el 2,1%, Francia en el 1,7% y Holanda en el 2%. Italia la tiene en el 2,4%, y Reno Unido en el 4,4%.

Tampoco ha contribuido a consolidar la recuperación la situación de las condiciones de crédito. La banca ha endurecido la concesión hasta el punto de provocar una caída en el crédito de más del 40% en los primeros meses, lo que en absoluto ayuda a movilizar ni consumo ni inversión. Crédito en caída, demanda plana, consumo familiar desplomado y precios al alza: los ingredientes para coquetear de nuevo con la recesión.