_
_
_
_
Examen ante el Banco de España

El FROB cubrirá la mitad del déficit de capital de las cajas de ahorros

Las cajas han llamado a todas las puertas en las últimas semanas y, ante la reticencia de los inversores, el FROB tendrá que asumir como mínimo el 54% de su déficit de capital, según los planes presentados ayer ante el Banco de España. Bankia, Banca Cívica y BMN insisten en sus proyectos de salida a Bolsa, mientras Caja España-Duero y Unnim se encomiendan a las fusiones.

Ayer venció el plazo y después de que las entidades con necesidad de capital presentaran sus planes de recapitalización al Banco de España, el resultado es que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) va a tener que asumir la mitad del déficit detectado por la institución en las cajas, cifrado en 14.077 millones de euros. El endurecimiento de los requisitos de solvencia para el conjunto de las entidades financieras supuso un esfuerzo de transparencia con el que contribuir a la recuperación de la credibilidad del sistema. Pero las cajas de ahorros -sobre las que pesa con fuerza el lastre del pinchazo inmobiliario- se han encontrado en su gran mayoría con el recelo de los inversores privados, lo que convierte al FROB en el recurso inevitable para cumplir con las nuevas exigencias de capital.

Las ayudas públicas son la opción prioritaria de Catalunya Caixa y Novacaixagalicia, el recurso inevitable para Banco Base -que ha elevado su petición al Banco de España a 2.785 millones de euros y sigue sumido en una grave crisis interna- y podrían serlo también para Unnim, que confía en sortear al FROB con una fusión. Entre estas cuatro cajas, suman ayudas públicas por 7.700 millones de euros. Sería el desembolso mínimo para el FROB, contando con que las salidas a Bolsa de Bankia, Banca Cívica y BMN lleguen a buen puerto.

En las últimas semanas, las cajas han llamado a todas las puertas. Fondos soberanos, capital riesgo, grandes fortunas regionales, inversores internacionales... Y también han buscado refugio en otras entidades, lo que ha acelerado el ya vertiginoso proceso de cambio que vive el sector. Así, la fusión con Unicaja será la tabla de salvación para Caja España-Duero. Ahora se abre un largo y duro periodo para las cajas que confían en abrirse camino en el mercado de renta variable y la espera común del veredicto del Banco de España sobre los planes presentados ayer.

- Bankia

Es la entidad con mayor necesidad adicional de capital en términos absolutos, por 5.775 millones de euros, si bien su proyecto de salida a Bolsa reduce esa exigencia a 1.795 millones. Bankia tendrá que medirse ante los inversores con Caixabank, primera entidad de ahorro en poner las bases para su estreno bursátil y en avanzar una valoración de su negocio bancario. Pese a su déficit de capital y al recelo de los inversores internacionales -interesados en las cajas aunque con un fuerte descuento en el precio-, Bankia confía en sacar adelante su salida a Bolsa con la baza de su elevado tamaño -es la tercera entidad financiera española- y del apoyo de su extensa red de oficinas.

- Banca Cívica

También encomienda a la Bolsa la obtención del capital necesario con el que cubrir su déficit de capital. Es más, si coloca entre inversores al menos el 20% lograría rebajar la exigencia de ratio de capital básico del 10% al 8%, con lo que cumpliría con los nuevos requisitos. Su nombre figura entre los candidatos a materializar una fusión con Unnim.

- Novacaixagalicia

Su búsqueda de capital se ha convertido en las últimas semanas en un tortuoso proceso, en el que se ha puesto de evidencia las lagunas de un grupo surgido del empeño de la Xunta por conservar una entidad de ahorro netamente gallega. Su déficit de capital es el más comprometedor del sector, ya que supone casi duplicar los niveles actuales. La entidad ha intentado sin éxito aunar para la causa al capital regional y finalmente ha reconocido su necesidad de acudir al FROB. Al menos en primera instancia, ya que intentará recaudar de aquí a septiembre entre 650 y 1.000 millones de euros de inversores privados.

- Catalunya Caixa

La entidad catalana, fruto de la fusión de Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa, no se anduvo por las ramas y ya la pasada semana reconoció su petición de ayudas al FROB para cubrir un déficit de capital de 1.718 millones de euros. La entidad, que suspendió el test de estrés del pasado junio, ha sido la única firma junto a Unnim que ha recibido luz verde para disfrutar de ayudas del FROB en forma de préstamo, en los términos previos a las nuevas exigencias del Banco de España. Aún no ha decidido, sin embargo, si todo este apoyo público se articulará según el nuevo FROB, algo que equivale a una nacionalización parcial. Con el capital público y las recientes plusvalías de su venta en Repsol, la ratio de capital principal quedaría en el 10,4%.

- Caja España-Duero

Tras coquetear durante algún tiempo con BMN, Caja España-Duero se lanzó la semana pasada a los brazos de Unicaja. La constitución de un banco con la entidad malagueña permite al grupo castellanoleonés salvar su déficit de capital de 463 millones.

- BMN

El grupo que lidera Carlos Egea mantiene la vista sobre el parqué. La entidad que agrupa a Cajamurcia, Caixa Penedès, Sa Nostra y Caja Granada presentó ayer al supervisor su plan de recapitalización. Su intención es poner en el mercado al menos un 20% de su capital. Acudir al FROB es su última alternativa. El éxito de la operación depende de que logre atraer suficiente dinero de inversores institucionales, puesto que las autoridades exigen que toda colocación esté repartida de forma equilibrada y no se centre exclusivamente en los particulares.

- Barclays y Deutsche Bank

Los únicos dos bancos extranjeros con una presencia destacable en banca minorista en el país necesitan reforzar su capital para cumplir con las exigencias del Gobierno en materia de solvencia. Las matrices de ambos se muestran dispuestas a apoyarlos. Barclays Bank SA sitúa su ratio de capital en el 5,2%, por lo que requiere una inyección de 552 millones para alcanzar el 8% establecido por la norma. El grupo británico presentó ayer el plan de acción para cumplir este requisito. Mientras, Deutsche Bank demanda una inyección de 182 millones para que su ratio de capital principal pase del 6,4% al 8%. Esta será suscrita "íntegramente" por la matriz. De hecho, el plan de recapitalización fue presentado ante el supervisor español el pasado 2 de marzo.

- Bankinter y Bankpime

Dos bancos españoles no han logrado rebasar el listón fijado por el Real Decreto Ley para el reforzamiento del sistema financiero. Son Bankinter y Bankpime. La entidad que encabeza María Dolores Dancausa ha iniciado una emisión de bonos convertibles en tres años por importe de 406 millones de euros. Esta operación se ha estructurado en dos series. La primera, destinada a tenedores de preferentes de la propia firma, se cubrió el pasado viernes al alcanzar la cifra de 175 millones. La segunda se pondrá en marcha el próximo viernes y está destinada a inversores ya presentes en el capital. Ascenderá a 231 millones, es decir, el importe restante. Con estas aportaciones, Bankinter cubrirá con creces su déficit de 333 millones y situará su core capital en el 8,23%. Entre tanto, Bankpime procederá a realizar una ampliación de 18,6 millones con "carácter inmediato". Su déficit asciende a ocho millones. Ya han confirmado que aportarán fondos tanto el luso Banco Internacional do Funchal (Banif) (27,5%) como el empresario José Antonio Castro (17,35%). Queda por ver qué hará Agrupació Mútua (25,16%), actualmente intervenida por la Dirección General de Seguros.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_