Ante el senado de EE UU

"La operación en Libia costará cientos de millones"

James Stavridis, comandante del Cuartel General Supremo de la OTAN en Europa, advierte del alto coste que la intervención tendrá para los aliados, mientras que la Cumbre de Londres consolida el apoyo de Occidente a las fuerzas rebeldes a Gadafi y se compromete a ayudar a la reconstrucción del país.

"Es justo decir que la operación tendrá costes de millones de dólares", declaró el responsable del ejército norteamericano y del Cuartel General Supremo de la OTAN en Europa ante el senado estadounidense. Allí también confirmó que se están investigando posibles conexiones entre las fuerzas rebeldes libias y grupos como Al-Qaeda o Hezbolá.

Cameron: "Los aliados deberán implicarse en la reconstrucción"

El primer ministro británico, James Camerón, justificó la presencia aliada en el conflicto libio durante la cumbre celebrada hoy en Londres, y advirtió que dicha intervención durará "tanto tiempo como sea necesario para proteger al pueblo libio del peligro".

Cameron ha confirmado que la ayuda humanitaria ya ha llegado a ciudades como Benghazi o Misrata, lo que ha animado a "redoblar" los esfuerzos en este campo y apuntó a Naciones Unidas como el organismo que tiene que jugar un papel "fundamental". Cuando los combates terminen, ha añadido, la comunidad internacional "debería implicarse en la reconstrucción de las infraestructuras dañadas durante la guerra, desde hospitales a viviendas, como en la rehabilitación de las mezquitas y minaretes afectados".

Además, añadió que la comunidad internacional debe "ayudar al pueblo de Libia a planificar ahora el futuro político que quieran construir". Un futuro que tendrán que construirlo los propios libios, a los que ha llamado a establecer una "coalición lo más amplia posible de líderes políticos" que incluya a "la sociedad civil, líderes locales" y al Consejo Nacional de Transición libio, al que Londres considera un actor "importante" en ese proceso.