La opinión del experto

Paridad, una utópica obligación

Maribel Ferrero considera que el punto de vista de las consejeras es necesario en las empresas y propone medidas de promoción interna para las mujeres, para que lleguen al máximo nivel en las cotizadas

Paridad obligatoria o no? Nunca he sido partidaria de la paridad obligatoria, ya que no es una cuestión de sexo, sino de talento, pero a la vista de la falta de progreso en esta área, quizá sea una solución.

En la actualidad, la presencia de las mujeres en los consejos está lejos de alcanzar la paridad. A pesar de que en 2010 las mujeres consejeras constituyeron el 10,8% del total de consejeros de las empresas del Ibex 35, aumentando en seis décimas respecto a 2009, todavía el 20% de las empresas del índice no tienen presencia femenina en sus consejos. Solo 10 de las 35 empresas del Ibex superan la masa crítica mínima del 15% de mujeres en el consejo para poder empezar a hablar, no solo de mera presencia testimonial, sino de poder.

Estas cifras defraudan las grandes expectativas creadas por el importante impulso que experimentó en 2008 la incorporación de talento femenino a los consejos de las cotizadas, que no tuvo continuidad en 2009 ni en los primeros ocho meses de 2010. ¿Qué es lo que está sucediendo? ¿Es que no hay mujeres? O es que simplemente las empresas no manifiestan el más mínimo interés por incorporarlas a sus consejos.

Según la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres, en su artículo 75 expresa: "Las sociedades obligadas a presentar cuenta de pérdidas y ganancias no abreviada procurarán incluir en su consejo de administración un número de mujeres que permita alcanzar una presencia equilibrada de mujeres y hombres en un plazo de ocho años a partir de la entrada en vigor de esta ley. Lo previsto en el párrafo anterior se tendrá en cuenta para los nombramientos que se realicen a medida que venza el mandato de los consejeros designados antes de la entrada en vigor de esta ley".

Por tanto, es recomendable que en el año 2015 todas las empresas tengan entre un 40% y un 60% de mujeres en sus consejos. Esto supone que en las compañías que cotizan en el Ibex 35, con casi 500 consejeros, el número de mujeres tendría que multiplicarse por cuatro en los próximos años.

Mujeres hay, consejeras pocas, pero consejables muchas. He oído, quizá demasiadas ocasiones, que no se debe cambiar a un hombre por una mujer en un consejo de administración por el hecho de ser mujer. Totalmente de acuerdo, pero ¿por qué desde el inicio no se incorporan más mujeres? ¿Quién no ha oído la frase "es que no hay mujeres"? Por tanto, lo que deben hacer las empresas es invertir en los escalones inferiores de las compañías para promocionar a las mujeres, incentivar a estas para continuar su carrera profesional y, así, algún día, puedan llegar a ser consejeras.

No nos engañemos, en nuestro panorama español podemos encontrar -aunque no tantas como nos gustaría- un buen cartel de directivas con la experiencia, el conocimiento y las habilidades para ser consejeras mañana mismo si se lo pidieran. Lo que hay que hacer primero es querer. En segundo lugar, buscar con esmero. Y, por último, si no se encuentran, recurrir a profesionales del sector que pueden ayudar en esa búsqueda. Pero no por una mera cuestión de igualdad, no, sino porque la presencia de mujeres en los consejos de administración de las empresas es decisiva para la productividad de nuestro país, para el desarrollo de las mujeres en todos los niveles empresariales, pero, sobre todo, para las propias empresas, que con la presencia de puntos de vista femeninos en sus órganos de decisión tendrán más fácil llegar a un mercado en el que el 80% de las decisiones de compra las tomamos las mujeres -según Harvard Business Review- y porque la diversidad enriquece a las personas, a la empresa, a la industria y a los mercados en general.

Mientras tanto, el año pasado solo 2 de las 37 empresas más grandes y representativas de este país que se reunieron con el presidente del Gobierno estaban representadas por mujeres, y eso después de la presión mediática que se produjo cuando, en una primera instancia, las empresas convocadas solo estaban representadas por hombres, y el día anterior al encuentro con Zapatero se anunciaba la presencia de dos mujeres en la foto de la Moncloa.

Francamente, los avances son mínimos, así es que, teniendo en cuenta que mujeres con conocimiento, experiencia y talento existen, y muchas, ya que por mi profesión tengo acceso a esa información, no queda más remedio que reclamar que se pongan en marcha acciones positivas a favor de la mujer y que ayuden a esta a ocupar el lugar que le corresponde con una presencia equilibrada en todos los órdenes de la vida, aportando a esta sociedad una diversidad que, como he comentado con anterioridad, ayudará a enriquecerla aún más.

Maribel Ferrero. Socia de Boyden