Directivos

Emprendedor por necesidad y poco innovador

El IE Business School hace un retrato del perfil del nuevo empresario.

El nuevo emprendedor quiere escapar, en gran parte, del elevado paro en España. Por eso, las nuevas iniciativas empresariales se enfocan al autoempleo, no cuentan con empleados y carecen de productos o servicios innovadores.

El pasado miércoles, el IE Business School presentaba su Informe de monitorización global del emprendimiento (GEM 2010, en sus siglas en inglés), donde hacía una bosquejo del perfil del emprendedor. Aunque la conclusión principal del estudio es que la tasa de emprendimiento (el porcentaje de población involucrada en actividades de creación de empresas) cayó hasta el 4,3% el año pasado, la más baja desde 2000.

El retrato típico del emprendedor sería el de un hombre de 36 años, con educación media y de renta elevada.

El primer rasgo del nuevo empresario es su masculinidad. El 63,4% de los recientes proyectos empresariales fueron puestos en marcha por hombres. Con lo que sigue la tendencia de los últimos años, donde el porcentaje se sitúa entre el 60% y el 70%.

El grupo de edad que más negocios pone en marcha se sitúa entre los 25 y 34 años (el 37%) y entre los 35 y 44 años (el 34,3%). Lo que sí ha cambiado radicalmente en 2010 fue que, por nivel educativo, las personas con títulos de enseñanza media (37,1%) superaron a los universitarios (36,4% frente al 55,3% de 2009). El 26,5% fueron impulsados por personas con educación básica.

La falta de preparación define al tipo de empresa que se crea. Solo el 10,8% de las iniciativas son completamente innovadoras en producto o servicio. Además, se ha hecho más habitual (un 25,4% frente a un 15,8% en 2009) ser emprendedor "por necesidad", se señala en el informe, "por falta de alternativas de empleo", y en un 66% de los casos no cuentan con empleados.

Por último, el emprendedor también tiene una cara de rasgos extranjeros. Los nacidos fuera de España, tanto en la Unión Europea como extracomunitarios, se involucran más en la creación de empresas. "Esto demuestra que España se ha enriquecido socialmente, y en otros muchos aspectos, con la inmigración, que es el cambio demográfico más importante que hemos experimentado en los últimos años", asegura Juan José Güemes, director del proyecto GEM.

las cifras

4,3% es la tasa de emprendimiento en España en 2010 (porcentaje de la población involucrada en la creación de empresas).

10,3% es la tasa de emprendimiento para los ciudadanos comunitarios en España y un 5% para los extracomunitarios .

64% de los nuevos empresarios no temen al fracaso como obstáculo para comenzar con una iniciativa.

49% son empresas orientadas al consumo y un 25,7% están pensadas para dar servicios a empresas.