Traspasada a una sociedad de Luxemburgo

RBS anuncia que se ha desprendido de la deuda de Nueva Rumasa

El Juzgado de Primera Instancia número 67 de Madrid ha suspendido la vista sobre la petición de embargo de bienes de Clesa formulada por Royal Bank of Scotland (RBS), después de que la entidad bancaria haya comunicado que se ha desprendido de la deuda que reclamaba a Nueva Rumasa.

El juez Angel Luis Ramos ha acordado la suspensión de la vista "por sucesión en la posición de la ejecutante", que ha vendido su deuda,36,3 millones de euros en principal, intereses y costas, a una sociedad luxemburguesa. El juez ha dado un plazo de diez días para que el nuevo titular de la deuda se pronuncie acerca de si pretende personarse en el procedimiento y demandar la ejecución.

Según fuentes conocedoras del proceso, la entidad británica se ha desprendido de la deuda de Nueva Rumasa en el marco de la operación de venta al fondo estadounidense Perella Weinberg de una cartera de activos y préstamos inmobiliarios comerciales en España, valorados en 286 millones de euros.

RBS presentó el año pasado contra el grupo de la familia Ruiz-Mateos una demanda ejecutiva por una deuda impagada de más de 28 millones de euros, un importe que se eleva a 36,3 millones de euros sumando intereses y costas. En un auto firmado el 28 de septiembre, el juez dictó el embargo preventivo de una serie de bienes de Clesa, entre los que figuraban inmuebles, marcas y cuentas de clientes. Sin embargo, posteriormente aceptó el escrito de oposición presentado por Nueva Rumasa, que inició un proceso de negociación con la entidad bancaria.

El consejero delegado de Nueva Rumasa, José María Ruiz-Mateos Rivero, explicó en una rueda de prensa celebrada en febrero que RBS les concedió un crédito hipotecario de 27 millones de euros sobre un solar con una valoración de 72 millones de euros, que fue avalado por Clesa. Esta empresa ha solicitado el concurso de acreedores ante el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Pontevedra.