Las revueltas magrebíes, otro freno al ingreso de Turquía en la UE

Las revueltas magrebíes, otro freno al ingreso de Turquía en la UE

La geografía, la historia y la religión, complicaban hasta ahora la eterna candidatura de Turquía al ingreso en la Unión Europea. A esos obstáculos tradicionales se ha sumado una actualidad dominada por las sublevaciones populares en el mundo árabe.

A primera vista, parece que la democracia islámica a la turca podría salir reforzada y convertirse en un modelo para sus vecinos del sur. Pero en Bruselas también se contempla otra posibilidad, temible para las cada vez más debilitadas aspiraciones comunitarias de Ankara: recolocar a Turquía como líder de unos regímenes renovados (y quizá democráticos) a los que se ofrecerá una asociación muy estrecha, pero nunca una tarjeta de socios de pleno derecho.

La oferta resolvería los problemas de Berlín y París, que siguen negándose a avanzar en las negociaciones para la adhesión iniciadas en 2005 con el Gobierno de Erdogan. Resulta dudoso, en cambio, que el primer ministro turco vaya a aceptar ese premio de consolación como respuesta a tantos años llamando a la puerta de la UE (la primera solicitud se presentó en 1963).

Lo cierto es que el conflicto en el Magreb ha llegado en uno de los momentos más bajos en las relaciones entre Turquía y la UE.

La negociación para el ingreso está prácticamente bloqueada (solo se han abierto 13 de los 33 capítulos, se ha cerrado uno de manera provisional y hay ocho que no se pueden abrir mientras no se resuelva el conflicto con Chipre).

Y mientras que Barack Obama ha consultado varias veces a Erdogan desde que comenzaron las revueltas en el norte de África, no hay constancia de que Bruselas, París o Berlín hayan recurrido a Ankara para consensuar la postura europea.

La ofensiva occidental contra Libia, sin el concurso por ahora de Turquía, puede acabar deteriorando aún más la difícil convivencia. Quizá, hasta la ruptura definitiva. (Merece la pena leer al respecto el análisis de Katinka Barysch, subdirectora del CER).

Foto: Estambul (B. dM., octubre 2009).

Comentarios

También a Turquía pueden verla como antigua potencia colonial en el norte de Africa. No sé si les parecerá muy bien a algunos países. Aunque también Europa ha visto acuerdos entre Alemania y Francia que no se soñaban.
desde mi opinion Turquia deberia estar en proceso o estar ya integrado en la UE ,es un pais que por sus meritos(estado laico, escritura europea) ya tendria que estar dentro por delante de paises como rumania, a mi no me ngañan francia y alemania(esta ultima la tengo mas cariño) porque turquia si entra serie un pais con decision por su poblacion y eso es restar poder a francia y alemania(ese motivo entre otros que yo no sepa seguro), yo por mi parte apoyo totalmente el ingreso de turquia
Normas
Entra en El País para participar