Se suman a Dhul y Carcesa

Nueva Rumasa insta el concurso de Clesa y Cacaolat

Nueva Rumasa solicitó el viernes el concurso de acreedores voluntario de Clesa y Cacaolat. Así, ya son cuatro las sociedades de los Ruiz-Mateos -junto a Dhul y Carcesa- que suspenden pagos. El proceso de Clesa será tramitado en el Juzgado de lo Mercantil número 7 de Madrid, mientras que el de Cacalolat se llevará a cabo en el Juzgado de lo Mercantil número 6 de Barcelona. Para los próximos días los Ruiz-Mateos tramitarán el mismo procedimiento para las bodegas del grupo Garvey y para Quesería Menorquina.

El 19 de enero, un mes antes de solicitar su preconcurso de acreedores, la familia Ruiz-Mateos modificó los estatutos de Dhul en un intento de reforzar su control sobre el fabricante de postres. Según la documentación depositada en el Registro Mercantil de Granada, la sociedad cambió cuatro artículos referentes a la transmisión de participaciones de la sociedad, el procedimiento para convocar una junta, la presidencia de esta y la intervención de socios.

El cambio más relevante hace referencia a la "transmisión intervivos de participaciones", en quién decidiría el valor de dichas participaciones. En caso de discrepancia, este se decidirá "por auditor designado por el órgano de administración diferente al auditor de la sociedad, a solicitud de los interesados". En la anterior redacción, se decidía "por el auditor de cuentas de la sociedad y en su defecto por el designado por el Registro Mercantil". Nueva Rumasa se ha asegurado que será el consejo de administración de Dhul y no el Registro Mercantil quien, en última instancia, decida el valor de las participaciones.

ERE en Royne

Nueva Rumasa ha presentado ante la Comunidad de Madrid un expediente de regulación de empleo (ERE) temporal para la fábrica de Leganés de Helados Royne. La factoría cuenta con una plantilla de 174 trabajadores. El ERE tendrá una duración máxima de un año.