Cede a Estados Unidos el uso de las bases

Zapatero asegura a España un papel "importante" en la acción militar contra Gadafi

España ha ofrecido una "contribución importante" a la comunidad internacional de cara a la intervención militar que podría producirse en Libia a corto plazo. En concreto, el Gobierno aportará medios navales y aéreos y permitirá a EE UU el uso de las bases militares.

La violencia que ha empleado el régimen de Gadafi para reprimir a la oposición en las últimas semanas ha terminado haciendo reaccionar a la comunidad internacional. Una vez que el Consejo de Seguridad de la ONU dio luz verde al empleo de la fuerza en el país del norte de África, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció el viernes que España hará una "contribución importante" a la misión.

El jefe del Ejecutivo informó de que España ofrecerá a la OTAN medios navales y aéreos y dará permiso a Estados Unidos para el uso de las bases aéreas de Rota y Morón. Zapatero, que ha solicitado ya para ello permiso al Congreso, se reunió el viernes con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Tras la aprobación de la resolución de la ONU el jueves por la noche, Libia decretó el viernes un alto el fuego, que no ha detenido los preparativos militares de la OTAN. Una portavoz de la alianza atlántica dijo que "la planificación sigue acelerándose". Las autoridades militares de la OTAN podrían tener finalizada a lo largo del domingo la fórmula para imponer una zona de exclusión aérea sobre Libia, una de las opciones contenidas en el texto de la ONU para frenar los bombardeos del régimen de Gadafi contra los rebeldes.

Esa zona de prohibición de vuelos requeriría bombardeos previos de algunas infraestructuras, ataques que países como Francia y Reino Unido, entre otros, estarían dispuestos a llevar a cabo incluso antes de que la OTAN -que necesita el consenso de sus 28 miembros- se pronuncie.

Ayuda humanitaria

Más avanzados están los preparativos para las otras dos opciones que contempla la Alianza: el apoyo a la entrada de ayuda humanitaria en Libia y la puesta en marcha de un bloqueo marítimo para impedir la entrada de armas en el país. Las reuniones a distintos niveles militares y políticos continuarán en el seno de la organización a lo largo del fin de semana. Zapatero participará el sábado en un encuentro que ha convocado el presidente francés, Nicolas Sarkozy, con varios líderes europeos, de la Liga Árabe y de la Unión Africana para abordar la crisis libia. El presidente del Gobierno mostró su satisfacción por el "paso decisivo" dado por la ONU con una resolución de "relevancia histórica", con el que este organismo "ha cumplido con su deber y marca una senda muy positiva para garantizar los derechos humanos, la protección de la población" y el respeto al derecho internacional.

Alemania se descuelga del operativo de la OTAN

La canciller alemana, Angela Merkel, reiteró el viernes que su país no participará en el operativo militar de la OTAN contra Libia, aunque subrayó que comparte los objetivos finales de la resolución que adoptó el jueves el Consejo de Seguridad de la ONU. No obstante, la jefa del Gobierno alemán agregó que no se puede confundir la decisión alemana de "no tomar parte" en la operación con "la neutralidad" de su país con respecto a este asunto.

Por su parte, el líder libio aseguró el viernes, en una entrevista con la televisión lusa, que desatará un "infierno" sobre quienes le ataquen y que un conflicto como ese acabaría con la seguridad en el Mediterráneo. "Si el mundo actúa como un loco, nosotros haremos lo mismo. Vamos a responder. También haremos de su vida un infierno. Nunca tendrán paz", aseguró Gadafi. "La zona del Mediterráneo quedaría dañada, destruida, no habría ninguna circulación segura ni marítima ni aérea", vaticinó.