España sobrepasa el límite de endeudamiento de la UE tras 11 años

La deuda autonómica crece un 32% frente al 11% de la estatal

La deuda de las comunidades autónomas creció el año pasado un 32% frente al 11% de la Administración central. Nunca antes la deuda autonómica se había incrementado tanto y ya alcanza el 10,9% del PIB, el nivel más alto de la historia.

Las comunidades autónomas recurrieron al mercado de deuda con una intensidad inusitada en 2010 para hacer frente a sus obligaciones de pago. Los datos del Banco de España publicados el viernes muestran que la deuda autonómica alcanzó los 115.455 millones de euros el año pasado, una cifra que equivale al 10,9% del PIB.

La Administración central, por su parte, incrementó su volumen de deuda un 11,2%. Ascendió a 487.870 millones y representa el 74% del total de deuda del sector público frente al 18% de las comunidades autónomas. Aun así, la tendencia de los últimos años indica que el peso de la deuda autonómica sobre el conjunto gana presencia.

En este sentido, el Gobierno central ya ha anunciado que endurecerá el control sobre las operaciones de endeudamiento de las comunidades autónomas. Actualmente, solo Madrid y La Rioja presentan un balance suficientemente saneado para emitir deuda sin autorización del Ministerio de Economía. El resto de territorios requieren presentar planes de reequilibrio realistas para que el Gobierno les permita incrementar su volumen de deuda.

En 2010, la mitad de comunidades registraron un déficit superior al 2,4% del PIB fijado en el objetivo de Estabilidad. Castilla-La Mancha, Murcia, Baleares y Cataluña fueron los territorios que más se alejaron del límite fijado por Economía y, por lo tanto, tendrán muchas dificultades para acudir a los mercados de deuda. Estas comunidades, además, también lideran el ranking de déficit autonómico (ver gráfico), lo que ilustra el círculo vicioso en el que viven. Para financiar su déficit deben elevar su endeudamiento lo que, a su vez, incrementará los gastos financieros en el futuro.

En cualquier caso, el Gobierno sí permite a las comunidades refinanciar la deuda que vence porque no supone un incremento del saldo vivo. En este sentido, el Consejo de Ministros permitió el pasado mes a Cataluña, Madrid, Andalucía, Baleares, Galicia, Asturias y Extremadura realizar operaciones de refinanciación. Se prevén fuertes tensiones entre los Gobiernos autonómicos -que precisan del endeudamiento para hacer frente a sus obligaciones de pago- y el Gobierno central, que quiere demostrar a Bruselas y a los mercados que España puede cumplir su compromiso de sanear la economía y reducir el déficit.

Una décima por encima

Sin embargo, la deuda de la Administración central, autonómica y local alcanza ya los 638.767 millones de euros, el 60,1% del PIB. Supera por una décima el límite máximo de endeudamiento fijado en el Plan de Estabilidad y Crecimiento, algo que no sucedía desde 1999. El Ministerio de Economía defiende que la deuda española aún está por debajo de la media europea y de países punteros en Europa como Francia, Italia o Alemania.

Los alcaldes cumplen por imperativo legal

La Administración local fue la única que no aumentó su deuda en 2010, que se mantuvo en el 3% del PIB y que supone solo el 5,5% sobre el total. Con todo, la situación financiera de los ayuntamientos también es delicada y si no incrementaron sus ratios de deuda fue porque el Gobierno central se mostró inflexible. De hecho, prohibió pedir créditos a los consistorios cuya deuda superara el 75% de sus ingresos, cuando anteriormente el umbral se fijaba en el 110%. Y, a diferencia de las comunidades, no permitió refinanciar los vencimientos de deuda como pedía el Ayuntamiento de Madrid, circunstancia que Juan Bravo, concejal de Hacienda, considera "injusta" El endeudamiento de la capital se situó en 6.453 millones, un 4,4% inferior al registrado en 2009.