Si la situación empeora, la probabilidad de subida de tipos baja al 5%

El terremoto de Japón contiene el alza del euríbor

El euríbor baja un día después de afirmar el BCE que analizará el impacto de la catástrofe antes de mover ficha en política monetaria. La evolución de los acontecimientos en Japón determinará en gran parte la decisión de la institución sobre los tipos de interés en su reunión del 7 de abril. Los expertos de Nomura barajan varios escenarios de probabilidades de una subida, que en cualquier caso se han reducido tras el terremoto, incluso hasta un 5% si la situación empeora.

Lo que suceda en Japón de aquí al 7 de abril, fecha en la que el BCE tiene programada su próxima reunión, será determinante para la toma de decisiones sobre los tipos de interés. La institución presidida por Jean Claude Trichet había sugerido una posible subida de los tipos para contener las presiones inflacionistas, que persisten y que podrían afectar a la recuperación de la eurozona. El euríbor a 12 meses, tipo de referencia para la mayoría de las hipotecas en España, estaba descontando esta posibilidad con unos repuntes que se intensificaron en febrero ante el encarecimiento del petróleo. Pero el euríbor se ha relajado en los últimos días y hoy ha bajado dos milésimas, hasta situar su tasa diaria en el 1,913%, tras el mensaje del BCE sobre la necesidad de analizar el impacto de la catástrofe de Japón antes de tomar decisiones sobre política monetaria.

La trayectoria del euríbor en lo que va de año refleja de fondo una expectativa de subida de tipos en Europa, pero el comportamiento del indicador en los últimos días deja la puerta abierta a que esta subida no tenga lugar en abril y se retrase. De hecho, los expertos de Nomura han analizado las probabilidades de que el BCE aumente las tasas rectoras en abril y hacen referencia a tres escenarios: si antes del seismo las probabilidades de una subida de tipos eran del 85%, ahora este porcentaje se reduce en cualquier caso. El informe señala que en el supuesto de que la situación de Japón y la crisis nuclear haya mejorado cuando se celebre la reunión de la institución, existe un 65% de probabilidad de que la subida de tipos se produzca, mientras que si la situación empeora y los mercados financieros siguen mostrándose frágiles, la probabilidad de un alza de tipos bajaría al 5%.

Al margen de lo que ocurre en Japón, las presiones inflacionistas en Europa persisten y preocupan. Un informe del IESE señala que la aparición de tensiones inflacionistas suponen un "elemento distorsionador" en el camino hacia la recuperación. La inflación interanual en los países de la eurozona volvió a repuntar una décima en febrero, hasta el 2,4%, nivel que supone cuatro décimas más que el máximo admisible a medio plazo por el BCE, por lo que, según el IESE, tiene sentido "retocar al alza, antes de lo previsto, el tipo central de intervención".

El petróleo, que también ha moderado su escalada tras el seismo ante los temores a una menor demanda de crudo por parte de Japón, ha retomado hoy las subidas. El Brent sube hasta los 111 dólares el barril en un clima de incertidumbre ante la crisis nuclear japonesa y mientras continúa la tensión en Libia. El Texas subió ayer un 0,82% y se situó en 97,98 dólares, aunque se mantiene por debajo de los 100 dólares.

Los acontecimientos en Libia podrían también dar un vuelco al panorama europeo. Si el líder libio, Muamar el Gadafi, lograra retomar el control en Bengasi, la capital de los rebeldes, y en todo el país, podría tomar represalias con los países europeos que ha manifestado abiertamente su oposición al régimen, como Francia y Alemania, cortando por ejemplo el abastecimiento de materias primas. Si el conflicto derivara en una intervención extranjera en Libia, las consecuencias serían impredecibles.