Ley de Ciencia

La carrera del científico se revaloriza con la nueva ley

El investigador accede a retribuciones más acordes con el mercado.

La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia.
La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia.

La nueva Ley de Ciencia, aprobada ayer en el Congreso y que entrará en vigor a los seis meses de su publicación en el BOE, rompe con las condiciones de trabajo que los investigadores españoles tenían desde hace 25 años. El texto, aunque insuficiente para algunas voces de la ciencia, ofrece una mejora importante en el desarrollo de la carrera científica, no solo en lo referente a retribuciones, sino también en el régimen de incompatibilidades que, en ocasiones, ha mermado la capacidad de renta del científico.

La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, ha querido cuidar de forma especial el contrato a aplicar a cada uno de los investigadores en función de su formación. Así, para quienes estén desarrollando su carrera predoctoral, la ley especifica un salario que no podrá ser inferior al 56% del salario fijado para las categorías equivalentes durante los dos primeros años, al 60% en el tercero ejercicio, y al 75% en el cuarto. En ningún caso, además, podrá ser inferior al salario mínimo interprofesional.

Para los investigadores que tengan ya el título de doctor se aplicará un contrato de trabajo de acceso al sistema español de ciencia y tecnología, cuya duración tendrá que ser superior a un año e inferior a cinco. En dicho caso, "la retribución de esta modalidad de contrato no será menor a la que corresponda al personal investigador que realice actividades análogas", según reza el documento.

Por último, el contrato de investigador distinguido, cuyo plazo lo fijarán las dos partes, se aplicará solo a aquellos doctores nacionales o extranjeros que tengan reconocido prestigio en el ámbito de la investigación científica y técnica.

A esta mejora retributiva, los investigadores sumarán ingresos adicionales por los derechos de explotación de una patente. "En los casos en que los derechos de explotación de la obra correspondan a un centro público de investigación, el personal dedicado a la investigación tendrá derecho a una compensación económica en atención a los resultados en la producción y explotación de la misma".

No obstante, para el personal investigador funcionario que se integre en las escalas de profesores de investigación de organismos públicos de investigación (OPI), de investigadores científicos de organismos públicos de investigación y de científicos titulares de organismos públicos de investigación se mantiene hasta el 31 de diciembre de 2013 todo el sistema retributivo vigente hasta ahora por la norma de 1986.

En cuanto a las incompatibilidades que la anterior normativa exigía, la nueva ley introduce cambios importantes. "El personal docente e investigador de la universidad podrá autorizarse, cumplidas las restantes exigencias de esta ley, la compatibilidad para el desempeño de un segundo puesto de trabajo en el sector público sanitario o de carácter exclusivamente investigador en centros públicos de investigación, dentro del área de especialidad de su departamento universitario, y siempre que los dos puestos vengan reglamentados como de prestación a tiempo parcial", según consta en la disposición final primera.

Más compatibilidad para crear empresas de I+D+i

Otra de las novedades que incluye esta ley, que ha tardado dos años en tramitarse, hace referencia al apoyo para que los investigadores puedan crear o participar en sociedades mercantiles. La nueva legislación establece que las universidades públicas, el Ministerio de la Presidencia, en el caso de los organismos públicos de investigación (OPI), o las autoridades competentes en el caso de organismos de investigación de otras administraciones públicas "podrán autorizar al personal investigador la prestación de servicios, mediante un contrato laboral a tiempo parcial y de duración determinada, en sociedades mercantiles creadas o participadas por la entidad para la que dicho personal preste servicios".

El reconocimiento de compatibilidad se otorgará en base a la Estrategia Española de Ciencia e Innovación, pero en ningún caso "supondrá modificar la jornada de trabajo y horario del interesado, y quedarán automáticamente sin efecto en caso de cambio de puesto en el sector público".

Sin embargo, la ley establece excepciones para evitar malas prácticas entre los profesionales. "En el ejercicio clínico de la medicina, de la odontología y de la veterinaria y otras profesiones sanitarias con facultad para prescribir o indicar la dispensación de los medicamentos será incompatible con cualquier clase de intereses económicos directos derivados de la fabricación, elaboración, distribución y comercialización de los medicamentos y productos sanitarios", asegura el texto.

Para los investigadores biomédicos, se insta a que desarrollen códigos de buenas conductas de acuerdo con los principios establecidos por el Comité Español de æpermil;tica de la Investigación y gestionar los conflictos y expedientes que su incumplimiento genere.

Seguridad social

Reducción del 30% de la cuota empresarial a la Seguridad Social para aquellos contratos predoctorales. También se establece la obligación de implantar en un plazo de dos años planes de igualdad que serán revisados anualmente en los organismos de investigación.