Las casas apenas se abaratan un 1,9%

La vivienda usada comienza a ser más cara en casi todo el país

Los precios inmobiliarios cerraron en 2010 su tercer año en negativo, aunque en esta ocasión con matices. Las cifras publicadas ayer por el INE demuestran cómo la vivienda usada, cuya oferta es más escasa en muchas zonas, comienza a encarecerse en casi todo el país.

El índice de precios que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE) muestra que en el cuarto trimestre las casas se abarataron de promedio un 1,9% anual, lo que parece confirmar que el ajuste continúa amortiguándose. Tanto es así, que en términos trimestrales cada vez son más las regiones que protagonizan incrementos en los precios de sus pisos. En tasa anual, Madrid y Extremadura finalizaron 2010 con idéntico encarecimiento medio, del 1,7%.

Cambio de tendencia

Vistos estos números, ¿se puede hablar de cambio de tendencia? Probablemente no, pero sí es bastante significativo lo que está pasando. Las cifras correspondientes al mercado de la vivienda de segunda mano revelan que todas las comunidades autónomas, excepto Cataluña, Baleares, País Vasco y Melilla, registraron en el último trimestre de 2010 alzas de precios trimestrales.

Los expertos recuerdan que este fenómeno es perfectamente lógico con la atonía de la demanda y la situación de crisis del sector del ladrillo. "Las viviendas usadas suelen estar ubicadas en las zonas más consolidadas de las ciudades, con mejores transportes y equipamientos y, por tanto, son las más codiciadas por los compradores. Por eso, es lógico que sea el mercado de segunda mano donde se inicien los primeros repuntes de precios", aseguran en una agencia inmobiliaria.

Por contra, los pisos de nueva construcción, cuya oferta es mayor y además se localizan en las áreas interurbanas, tardarán más tiempo en volver a registrar encarecimientos. Además, la inmensa mayoría de los estudios apuestan por que este año los precios de las casas continuarán descendiendo en términos generales, ante la presión que ejercen sobre el sistema financiero los nuevos requisitos de capitalización impuestos por el Banco de España.

Las mayores caídas anuales de precios se anotaron en Cantabria (-7,2%), seguida de La Rioja (-6,2%) y Navarra, con un descenso promedio del 5,9%. Los menores se localizaron en Castilla-La Mancha (-0,8%), Asturias (-1%) y Melilla (-1,1%). El índice que publica el INE es compatible con las exigencias establecidas por Eurostat y es junto al que elabora la Secretaría de Estado de Vivienda el único dato aceptado por el sector como oficial.

Objetivo: evitar la ejecución hipotecaria

El 30% de las ejecuciones hipotecarias, procesos que acaban en la pérdida de la vivienda, pueden evitarse a través de una consolidación de deudas en el momento adecuado, antes de que los impagos se generalicen y la morosidad personal bloquee cualquier posible salida. Así se desprende de un estudio del Observatorio de Financiación Familiar de la Agencia Negociadora de Productos Bancarios, que añade que más del 71% de los hipotecados aceptaría alargar el plazo e importe de su hipoteca a cambio de pagar un 30% menos cada mes.

Concretamente, "esto puede suponer el umbral entre poder pagar y no poder hacerlo, con el riesgo de embargo y ejecución de la hipoteca, y con la consiguiente pérdida de la casa", destaca la Agencia Negociadora. Por otra parte, tres grupos o subgrupos del Parlamento catalán (ICV-EUiA, ERC y Ciutadans) han presentado hasta ahora sendas proposiciones de ley en las que se insta al Congreso de los Diputados a permitir que ante la imposibilidad de seguir pagando el crédito, la devolución de una vivienda hipotecada cancele la deuda.

La Mesa del Parlamento acordó ayer que las tres propuestas sean debatidas conjuntamente la semana próxima porque sus contenidos son coincidentes. En todas estas propuestas se solicita acabar con una situación que consideran injusta, haciendo las reformas legales que hagan falta, a fin de que las entidades financieras no puedan continuar cobrando un crédito hipotecario a una persona que ya ha perdido su piso.