Encuesta de BofA Merrill Lynch

Los gestores temen que la subida del crudo lastre el crecimiento económico y los resultados empresariales

El repunte del precio del crudo ha llevado a los gestores de fondos a temer por el crecimiento económico y las ganancias empresariales, según muestra la encuesta de Bank of America Merrill Lynch correspondiente a marzo.

Tras la reciente escalada del precio del petróleo, los inversores temen que los resultados empresariales y el crecimiento global se resientan, tal y como se desprende de la encuesta de gestores de fondos de Bank of America Merrill Lynch correspondiente al mes de marzo.

Un 24% de los gestores de fondos esperan que los márgenes operativos de las empresas caigan los próximos 12 meses. Esto representa la caída más aguda desde que se empezara a hacer esta pregunta en el año 2004. En enero, un 10% creía que los márgenes crecerían.

En esta línea, un 32% de los gestores todavía espera que las empresas aumenten sus beneficios el próximo año, aunque esta cifra es "significativamente inferior" al 51% de la encuesta de febrero. De hecho, un 31% cree ahora que las estimaciones de beneficios son demasiado altas.

Este menor confianza en las previsiones empresariales también se ha trasladado al ámbito macroeconómico, donde un 31% de los encuestados todavía cree que la economía global se fortalecerá en los próximos 12 meses, frente al 51% del pasado mes. Este descenso es mayor en el caso de Estados Unidos, donde pasa del 52% al 21%, y en Asia, donde ahora un 25% espera que la economía se debilite en este periodo.

La encuesta también recoge que, aunque los temores de recaer en una recesión siguen siendo remotos, la amenaza de la estanflación ha aumentado y se ha convertido en la opción más votada respecto a la posible perspectiva económica futura. En concreto, el número de gestores que prevé un crecimiento bajo con una elevada inflación se ha duplicado en los últimos dos meses, hasta el 38%.

El responsable de estrategia para valores europeos de BofA Merrill Lynch Global Research, Gary Baker, considera que si el precio del barril de crudo vuelve a bajar es probable que este cambio de opinión de los gestores sea "bastante fugaz". "No se ha registrado una masiva oleada de ventas. Los inversores están el modo 'esperar y ver'", explicó.

Respecto a los tipos de interés, los inversores no creen que la Reserva Federal anticipe la subida como consecuencia del incremento del precio del crudo, pese a que tres de cada cuatro encuestados creen que los elevará en los próximos 12 meses. En Europa, el 72% estiman que el BCE subirá los tipos antes de julio, opción que no contemplaba ningún gestor en la encuesta anterior.

Por otro parte, la encuesta también recoge que los inversores han incrementado el efectivo en sus carteras ante la "incierta perspectiva", que pasó en términos globales del 3,5% de sus carteras hasta el 4,1%. Así, el 18% 'sopreponderaba' el efectivo, frente al 3% que lo 'infraponderaba' en febrero.

Asimismo, han reducido su exposición a la renta variable y a las materias primas. Así un 45% de los gestores reconoció haber 'sobreponderado' las acciones, frente al 67% del mes de febrero, mientras que la cifra de encuestados que 'sobreponderó' las materias primas cayó hasta el 21%. Además, un 8% reconoció que está corriendo menos riesgos de los habituales, frente al 1% del mes anterior.

Según BofA Merrill Lynch, "sorprendentemente" esto no se ha traducido en un mayor entusiasmo por los bonos, ya que el número de inversores que 'infraponderó' esto tipo de activos fue del 59%, un cifra "sólo ligeramente inferior" a la de febrero.

Respecto a la distribución de sus inversiones, los gestores no están alterando sus colocaciones de forma significativa. Así, su apetito por el crecimiento del sector tecnológico sigue siendo alto y continúan 'infraponderando' bienes de consumo y servicios públicos, pese al cambio de tendencia en los sectores farmacéutico y sanitario.