Consecuencias de la crisis nuclear japonesa

Las cuatro claves que marcan la evolución de los mercados

El terremoto de Japón resquebraja también los mercados. Los opeardores estudian la evolución de los mismos e intentan ver hacia donde se dirige la actual crisis nuclear que se ha desatado en el país nipón.

La crisis en Japón va mutando por momentos. Primero fue el terremoto de 9 grados, luego el tsunami devastador y ahora el desastre nuclear. Este proceso también ha tenido un importante efecto en los mercados, sin ir más lejos el Nikkei ha cerrado hoy con la tercera mayor caída de su historia. Los siguientes puntos son los que actualmente están marcando el comportamiento de los inversores.

1. El asalto de las renovables

Los graves problemas en varias centrales nucleares japoneses han causando daños en la renta variable, con los valores más expuestos a esta energía han sido duramente castigados. Por ejemplo, las compañías EDF, RWE y Eon han cedido terreno. Un castigo todavía más profundo ha sufrido la francesa Areva, que se ha hundido un 8,56%. Al parecer, el construir plantas nucleares no está muy bien visto estos días.

Esta situación sin embargo tiene un premio, y se lo han llevado las empresasde energías renovables. En España, solo ha subido Abengoa en una jornada de pérdidas. Mientas que en la Bolsa alemana Solar World ha conseguido crecer un descomunal 10,5%. Previsiblemente, y según diversos analistas, este repunte se mantendrá tanto como se alargue el desastre en Oriente. Un Chernóbil no hacer prever un buen futuro a corto a aquellos que se dediquen a explotar uranio.

2. El efecto en las materias primas

La energía nuclear tiene su origen en una materia prima, el uranio. Este mineral cotiza en el mercado de commodities y en los últimos meses venía disfrutando de una importante alza que empieza a declinar. El óxido de uranio para entrega inmediata cotiza a 60 dólares por libra frente a los 66,50 dólares de la semana anterior. Un descenso del 9,8% que termina con su tendencia alcista. La incógnita ahora es saber hasta donde caerá. Por lo pronto, el 17% que ganó solo en el mes de enero empieza a ser historia. Desde luego, los anuncios de revisión y de cierre de plantas nucleares hacen muy difícil que la demanda se reactive en el corto plazo.

3. Los países más expuestos

De momento los países, más afectado por la crisis japonesa son Francia y Alemania. El primero tiene una dependencia a la energía nuclear del 75%, según Bloomberg, y el segundo tenía previsto una plan expansivo en la construcción de centrales que parece quedará en nada. Esta fuerte exposición ha provocado que tanto la renta variable gala como la germana hayan sido castigadas con mayor dureza que el resto de parqués. Al cierre, Francfort ha cedido un 3,19% frente al 2,51% que ha perdido París.

4. Las divisas acusan el golpe

El yen ha experimentado un repunte debido a que los inversores japoneses están trayendo el dinero de regreso al país al liquidar parte de sus activo en el extranjero y deido a que el Banco Central está inyectando efectivo en el sistema. Todo esto conlleva un castigo a otras monedas como el euro o el dólar que ceden posiciones.

Uno de los principales objetivos del Gobierno del país asiático es evitar la devaluación de su moneda. Para ello el Banco de Japón (BOJ) ha realizado una inyección de liquidez que asciende a los tres billones de yenes (26.228 millones de euros). Con esta son ya dos las realizadas a cabo por el BOJ después de que anunciara la puesta a disposición del mercado de cinco billones de yenes (43.761 millones de euros) para garantizar la estabilidad financiera.