Francia

Renault reconoce que no hubo espionaje industrial y que ha sido objeto de una estafa

El presidente de Renault, Carlos Ghosn, y el número dos de la multinacional francesa, Patrick Pélata, han pedido públicamente disculpas a los tres empleados de la empresa despedidos por un supuesto caso de espionaje industrial, que finalmente no existió y que ahora la empresa presenta como una estafa.

A través de un comunicado, Ghosn y Pélata presentaron "sus sinceras disculpas" a los tres empleados. "Lamentamos, personalmente y en el nombre de Renault, haber acusado erróneamente a los señores Balthazard, Rochette y Tenenbaum en este caso". Asimismo expresaron su compromiso de "reparar el daño" a los tres despedidos y restaurar su honor ante la opinión pública.

La reacción de la empresa se produjo después de que el fiscal de París Jean-Claude Marin confirmara que no había existido ningún caso de espionaje industrial, y que las supuestas cuentas bancarias en las que los despedidos habían recibido el pago por sus presuntos servicios tampoco existen.

RENAULT 36,13 2,29%

Marin anunció además que Renault había ya pagado una sanción de 310.000 euros por falsa información y estaba pendiente de abonar otros 390.000 euros, en relación con el supuesto caso de espionaje, que estuvo a punto de provocar un conflicto diplomático entre Francia y China.

El fiscal señaló que la investigación judicial que se abrió en enero se orienta a "una posible estafa", tras el encarcelamiento en la noche del domingo de Dominique Gevrey, uno de los responsables de seguridad del fabricante automovilístico.

"No tenemos ninguna información sobre la identidad de esas fuentes", dijo antes de confirmar que se está tratando de seguir la traza del dinero abonado por Renault, y que por ahora se han encontrado pistas en España y en Dubái.

El origen del escándalo fueron una serie de cartas anónimas en agosto de 2010 a directivos de Renault que advertían de una operación de espionaje de dos de esos ejecutivos despedidos en enero, que ocupaban puestos estratégicos en el desarrollo de vehículos eléctricos para la marca del rombo.