Destaca los esfuerzos para profesionalizar las cajas

Ordóñez expresa en EE UU su "absoluta confianza" en los bancos españoles

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, mostró hoy su "absoluta confianza" en la solvencia del sistema bancario español durante una reunión con inversores estadounidenses en Nueva York, aunque reconoció que 2011 va a ser todavía "un año difícil" para las entidades financieras.

"El primer mensaje que quiero transmitir es mi absoluta confianza en la solvencia del sistema bancario español. Las medidas tomadas en el pasado para su reestructuración están empezando a dar frutos y las más recientes deberían infundir confianza en nuestros bancos", aseguró hoy Ordóñez en el Council on Foreign Relations de Manhattan.

Allí el gobernador del Banco de España participó junto con la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, en una reunión con inversores estadounidenses, con quienes mantuvieron un coloquio moderado por el ex secretario del Tesoro de Estados Unidos Robert Rubin, copresidente de esa entidad.

Ordóñez, en un evento cerrado a la prensa, repasó durante su intervención todas las reformas que se han llevado a cabo en España del sistema bancario e hizo hincapié en las más recientes aprobadas en relación con las cajas de ahorros.

"Hemos trabajado estrechamente con la vicepresidenta (Salgado) para reforzar la solvencia de los bancos. Un resultado de ello es el real decreto ley de reforzamiento del sistema financiero aprobado recientemente", indicó el gobernador, según el texto de su discurso.

Según expresó, se trata de un "paso definitivo" y de un "crucial salto cuantitativo y cualitativo para restaurar la confianza de los mercados en los bancos españoles".

"Las medidas adoptadas más recientemente, las que se especificaron este jueves, deberían infundir confianza en nuestros bancos y disipar cualquier duda existente sobre su situación presente y futura", añadió Ordóñez.

El gobernador se refirió así a las necesidades de capital de cada entidad financiera para cumplir con los nuevos requisitos de solvencia publicadas el jueves por el Banco de España, que exigen a los bancos cotizados un capital principal del 8 % y del 10 % para aquellas entidades dependientes de los mercados mayoristas.

Ordóñez reconoció, sin embargo, que "2011 va a ser todavía un año difícil para los bancos españoles", aunque destacó que las entidades financieras tienen ahora "espacio para maniobrar y combatir las presiones negativas sobre su rentabilidad a través de acciones sobre sus costes".

Así señaló que para el futuro prevé "un posible escenario para la recuperación de la rentabilidad del sistema bancario español", gracias al retorno a un crecimiento económico notable que se espera para 2012 y los años siguientes, y a la culminación de la concentración de las cajas de ahorros y los procesos de reestructuración del sistema bancario.

"Los pasos dados por el Gobierno español y el Parlamento acerca de la consolidación fiscal, el mercado laboral y la reforma del sistema de pensiones, así como los relacionados con las cajas de ahorros y el fortalecimiento de la solvencia bancaria debería otorgarnos un mayor reconocimiento por parte de los inversores internacionales", consideró Ordóñez.

Ordóñez y Salgado se encuentran hoy en Nueva York, acompañados por el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, para mantener una serie de reuniones con inversores estadounidenses con la intención de explicar las últimas medidas económicas impulsadas por el Ejecutivo español.

Además del acto en esa institución académica neoyorquina, la delegación española tendrá una reunión en la sede de la Reserva Federal de Nueva York y ofrecerá además entrevistas a medios estadounidenses, antes de partir este mismo viernes de regreso a España.