Tokio asegura que no hay fugas radioactivas

El país, en emergencia nuclear

Las autoridades japonesas han declarado el estado de emergencia nuclear a raíz del terremoto de 8,9 grados en la escala de Richter, aunque han dejado claro que de momento no han detectado ningún escape radiactivo.

Las autoridades japonesas han declarado el estado de emergencia nuclear a raíz del terremoto de 8,9 grados en la escala de Richter que se ha producido este viernes junto a la costa nororiental de Japón, aunque han dejado claro que de momento no han detectado ningún escape radiactivo.

La Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) ha informado en un comunicado de que las cuatro centrales nucleares japonesas más próximas al lugar donde se ha producido el seísmo han sido cerradas por motivos de seguridad.

También ha dicho que está intentando recabar más información para saber qué países e instalaciones nucleares podrían estar en peligro como consecuencia del tsunami generado por el terremoto.

Según el Ministerio de Industria japonés, citado por la agencia de noticias Kiodo, en las centrales de Onagawa, Fukushima 1, Fukushima 2 y Tokai 2 se han cerrado automáticamente once reactores nucleares.

Las mayores alarmas se han disparado en la central de Fukushima, en el noreste de Japón. Cerca de 3.000 personas que residían en un radio de tres kilómetros de esta instalación han sido evacuadas a petición de las autoridades locales al detectarse problemas en el sistema de ventilación, lo que ha llevado al Gobierno a enviar un avión con militares para controlar esas instalaciones.

Además, se ha producido un incendio próximo a la turbina del centro de generación de electricidad de Onawaga. Por fortuna, la operadora de la planta, Tohoku, ha subrayado que el fuego está controlado, que no se ha producido ningún escape y que no existe riesgo alguno.