128,2 millones de personas

El número de beneficiados por microcréditos supera la población de UE y Rusia

Un total de 641,1 millones de personas resultaron beneficiadas por la concesión de microcréditos en 2009, lo que supera el número conjunto de población de la Unión Europea (UE) y de Rusia, según un informe oficial publicado hoy.

Esa cifra incluye a los familiares y dependientes de los 128,2 millones de personas que tuvieron acceso a un microcrédito ese año, de acuerdo con el Informe del Estado de la Campaña de la Cumbre de Microcrédito 2011, presentado hoy en Washington.

El informe servirá como documento de base en la Cumbre de Microcrédito que se celebrará del 14 al 17 de noviembre en Valladolid y al que asistirán más de 2.000 delegados de 100 países, indicó en el acto la secretaria de Estado española de Cooperación Internacional, Soraya Rodríguez.

El principal objetivo de la cumbre es crear las condiciones para que cerca de 175 millones de familias, unos 800 millones de personas, resulten beneficiadas por un microcrédito a finales de 2015.

Según el informe, el mundo está "en posición" de lograr esa meta en los próximos cinco años, pero el segundo objetivo, el de lograr que unos 500 millones de personas superen el umbral de la pobreza y puedan subsistir con algo más de 1,25 dólares al día, "presenta mayores retos".

æpermil;sa fue la conclusión a la que llegó un grupo de expertos que investigó cuántos clientes de microfinanzas han superado el umbral de la pobreza desde 1990 en Bangladesh, país natal del creador del concepto de microcrédito Mohamed Yunus y en el que opera el mayor banco especializado en esta modalidad en el mundo, el Grameen Bank.

Su estudio mostró un abismo entre los clientes que lograron sobrepasar el umbral entre 1994 y 1997 (un 19,83%) y los que lo consiguieron entre 1998 y 2002 (0,33%), algo que no mejoró demasiado entre 2003 y 2008 (1,84%).

Una de las razones que pueden motivar esa falta de eficacia de los microcréditos contra la pobreza extrema es que muchas de las instituciones que los conceden no se preocupan ya por esa meta, por lo que es necesario "reformar las herramientas de gestión" de las microfinanzas, señaló la secretaria de Estado Soraya Rodríguez.

En ese sentido, añadió, uno de los objetivos de la Cumbre es establecer un sello de excelencia para los microcréditos, "que mida su viabilidad y al tiempo considere los impactos sociales, la lucha contra la pobreza y la marginalidad que se consiguen con ellos".

Rodríguez recordó que España es un país "muy comprometido" con los microcréditos, con "más de 750 millones de euros en cartera en 10 años de trabajo y más de 2 millones y medio de clientes".

Por regiones, donde más se extendieron microcréditos en 2009 fue en Asia, donde llegaron a 117,1 millones de familias, o a un 64,2% de los hogares más pobres del continente, según el informe.

En América Latina, que ha implantado el modelo del banco de Yunus en países como Colombia o México, los microcréditos llegan a un 31,2% de las familias más pobres, o 2,83 millones de hogares.

África y Oriente Medio tuvo como clientes a 7,85 millones de familias, un 9,8% de las más pobres, mientras que Europa Oriental y Asia Central sumaron 270.000 hogares, un 7,7%.

En total, el 93% de los receptores de microcréditos son pobres, según la Campaña para la Cumbre del Microcrédito, que elaboró el informe a partir de los datos de 327 instituciones.

El estudio también revela la creciente importancia de las mujeres como receptoras de microcréditos, ya que en 2009 sumaron 104,7 millones de clientes en todo el mundo, un 81 por ciento del total.

"El microcrédito es una herramienta para dar poder a las mujeres", dijo Yunus, Premio Nobel de la Paz en 2006, en una videoconferencia desde Bangladesh, en la que recordó que su banco está gestionado en su mayoría por mujeres pobres.

El futuro de las microfinanzas, según Yunus, está en combinarlas con otras "necesidades básicas" de la población empobrecida, como los seguros de salud o la educación, para hacerlas más sólidas ante amenazas como la crisis alimentaria que, aseguró, se cernirá en los próximos años sobre Bangladesh.