Después del anuncio del BCE

La banca central analiza las presiones inflacionistas

Los bancos centrales de los países del G10 analizan las presiones inflacionistas, por la fuerte subida del precio del petróleo y de los alimentos, después de que el Banco Central Europeo (BCE) anunciara un posible incremento de los tipos de interés en abril.

La banca central internacional se reúne hoy y mañana en la sede del Banco de Pagos Internacionales (BPI), que se encuentra en la ciudad suiza de Basilea, para analizar la situación de la economía global.

Los bancos centrales del G-10 -Alemania, Bélgica, Canadá, EE UU, Francia, Holanda, Italia, Japón, el Reino Unido, Suecia y Suiza- y otros países industrializados y economías emergentes abordarán el reciente encarecimiento del petróleo por las revueltas populares en varios países árabes, que se han intensificado con la rebelión en Libia. Además, el precio de los alimentos alcanzó el mes pasado niveles récord.

El alza del coste de la energía y de los alimentos ha creado presiones inflacionistas que ya han llevado a la entidad monetaria europea a situarse en posición de alerta para cumplir con su principal mandato, que es garantizar la estabilidad de precios a medio plazo.

El presidente del BCE, Jean Claude Trichet, anunció el pasado jueves que es posible una subida de los tipos de interés para la zona del euro, actualmente en el 1%, en abril.

Los tipos de interés en EE UU se sitúan entre el 0 y el 0,25%, en Japón también están alrededor del 0% y en el Reino Unido en el 0,5.

Trichet, portavoz de los gobernadores de los bancos centrales del G10, explicará mañana, lunes, en una rueda de prensa las principales preocupaciones del resto de entidades monetarias del mundo.

El BPI, que fue fundado el 17 de mayo de 1930 y se reúne con carácter bimestral, fomenta la cooperación monetaria y financiera internacional y actúa como banco para los bancos centrales que son sus clientes.