La hipoteca media subirá unos 756 euros anuales al cierre de 2011

El euríbor encarecerá la factura financiera a las familias en 6.000 millones

El euríbor seguirá escalando mes a mes hasta cerrar 2011 en el entorno del 2,5%, según las nuevas previsiones de los analistas, a la vista del súbito repunte de la inflación. En este supuesto, la hipoteca media se encarecerá unos 756 euros anuales y el coste financiero para las familias hipotecadas aumentará en cerca de 6.000 millones de euros en el año.

El acusado repunte del euríbor en febrero -despidió el mes en el 1,714% frente al 1,550 de enero, arrastrado por la presión inflacionista- ha cambiado las previsiones sobre la evolución del indicador durante el año. Las nuevas expectativas de los analistas sitúan el tipo al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas en España por encima del 2% a finales de 2011, incluso en el entorno del 2,5%, frente al 1,526% de 2010. Inevitablemente, las revisiones de las cuotas hipotecarias mensuales serán alcistas y la renta disponible de los españoles irá en descenso. En términos medios, la curva de tipos se desplazará un punto completo al alza para el plazo de un año.

Tomando como referencia la hipoteca media registrada en el INE, de 127.767 euros a un plazo de 22 años y con un diferencial del 0,5% sobre el euríbor, las familias que revisen su préstamo con el dato de febrero pagarán 30 euros más al mes que el año pasado, lo que supone 360 euros al año. Pero en el supuesto de que el euríbor alcance en diciembre de 2011 el 2,5% augurado por algunos analistas, el coste hipotecario sobre el préstamo medio será un punto porcentual superior al de diciembre de 2010, cuando el indicador se situó en el 1,525%, lo que elevará la subida mensual a 63 euros y la anual, a 756.

Este encarecimiento de las hipotecas tendrá un impacto sobre la renta disponible de las familias endeudadas de unos 6.000 millones de euros, que es el incremento de la factura financiera hipotecaria.

Los expertos esperan subidas sostenidas del euríbor a lo largo del año. José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, sitúa el indicador en el entorno del 1,8% en junio. Por su parte, Carlos Orduña, presidente de economistas asesores financieros del Consejo General de Colegios de Economistas de España, asegura que en los próximos meses "la subida del euríbor es inevitable y continuada" hasta alcanzar el 2,25% e incluso el 2,5% al cierre de 2011.

El motivo no es otro que el cambio de expectativas sobre los tipos oficiales. Los pronósticos iniciales no contemplaban una subida de los tipos de interés hasta finales de año o incluso principios de 2012, pero el aumento del precio del petróleo y de las presiones inflacionistas por las tensiones en los países árabes hace prever un anticipo en la subida del precio del dinero, situado en el nivel históricamente bajo del 1%. Ahora los expertos creen que el BCE, guardián de la estabilidad de precios, incrementará los tipos de interés en el tercer trimestre. La próxima reunión de la institución para debatir la política monetaria es este jueves.

"Hay dudas de cómo va a reaccionar el BCE, pero los inversores estiman una subida de tipos hasta el 1,5% este año y hasta el 2-2,5% el año que viene", apunta José Carlos Díez, analista jefe de Intermoney. "El euríbor está anticipando la subida de tipos, pero su impacto en las hipotecas todavía es moderado, ya que desde que el BCE sube los tipos hasta que el alza se traslada a las hipotecas pasan de seis a nueve meses", explica. "Las subidas más significativas se notarán en el verano de 2012", concluye.

En un previsible escenario de aumento de las hipotecas, precios más altos por el agravamiento de la crisis energética y tipos de interés al alza, las economías domésticas se ven de nuevo amenazadas. "Las hipotecas se van a encarecer y se reducirá la renta disponible de los hogares y su capacidad de consumo", explica Orduña. A esto hay que añadir el elevado desempleo que sufre España y la congelación e incluso recorte de los sueldos de los trabajadores. De este modo, "el crecimiento económico en España no va a terminar de despegar", sostiene Orduña, lo que complicará la frágil recuperación.

De hecho, la Comisión Europea auguró ayer que la economía española seguirá siendo la más débil de las principales potencias europeas, pese a revisar al alza en una décima el crecimiento del PIB para 2011, hasta el 0,8%.