El grado de autoabastecimiento apenas llega al 23%

España mantiene la misma dependencia energética que hace 30 años

España sigue importando el mismo porcentaje de energía (el 77%) que en 1980. El paulatino recorte de la dependencia del petróleo se ha visto compensado en ese periodo por el aumento de las compras de gas natural. La economía española es una de las más dependientes energéticamente de la UE, tan solo superada por Italia, Portugal, Irlanda, Malta, Lituania, Luxemburgo y Chipre.

El alza del barril de crudo, que se ha encarecido más de 40 dólares en los últimos seis meses, ha devuelto al debate público la dependencia de la economía española respecto del petróleo. Sin embargo, un estudio más detallado de las cifras muestra como las compras de crudo se han reducido cerca de 25 puntos en los últimos 30 años. En 1980, el 73% de la energía que se consumía en España era petróleo; en 2009, ese porcentaje descendió hasta el 48,8%. Sin embargo, el grado de dependencia energética de España, que mide la relación entre las necesidades de consumo y lo que se importa del exterior, se ha mantenido inamovible durante esas tres décadas en el 77%, según los datos del Ministerio de Industria elaborados a través de la metodología de la Agencia Internacional de la Energía. Dos factores explican que el grado de autoabastecimiento se haya anclado por tanto en el 23%: por un lado, las compras de petróleo han retrocedido en paralelo a la producción nacional de crudo. Esta última tocó máximos en 1983 cuando llegó a cubrir el 7% de la demanda nacional. Posteriormente fue rebajándose a medida que se fueron acabando los yacimientos de crudo que se explotaban en las costas españolas, hasta llegar al exiguo 0,2% en 2009.

Pero el factor que más ha favorecido al mantenimiento de la dependencia energética de España es el fuerte incremento de las compras al exterior de gas natural, que en 1980 apenas suponían el 2,3% del consumo total y en 2009 rozan el 25%. España apenas produce gas natural, así que todo lo que consume debe importarlo.

Pero si en términos cuantitativos se ha empeorado el grado de dependencia respecto a esa fuente de energía, sí se ha producido una fuerte diversificación en cuanto a los países vendedores. En 1997, el 70% del gas que compraba España procedía de Argelia; trece años después, ese porcentaje ha bajado a menos de la mitad (un 32%) en favor de otros proveedores, como Nigeria, Catar o Trinidad y Tobago, lo que evita que en caso de que se produzcan revueltas, el suministro de gas a España se vea amenazado. En el caso del crudo, lo que se ha producido es una reordenación de los países vendedores, en el que han ganado peso Libia e Irán y lo han perdido Reino Unido o Arabia Saudí.

Las compras de gas se han diversificado entre varios países para evitar problemas de suministro

En la comparación con el resto de países de la UE, España sale malparada por sus elevadas compras al exterior. Según los últimos datos de Eurostat, España es una de las naciones que más importa (un 78,1% del total), lo que supone 24 puntos más que la media europea. Por encima de ese nivel tan solo figuran Malta, Chipre, Lituania, Luxemburgo, Portugal, Italia o Irlanda. Además, la Comisión Europea se muestra pesimista respecto a la reducción de la dependencia española, ya que estima que el porcentaje apenas se reducirá al 74% en 2030.

"No habrá más límites de velocidad"

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, aseguró ayer que no habrá en el futuro nuevos cambios de limitación de la velocidad de las carreteras más allá de lo aprobado el pasado viernes, en el que se decidió bajar de 120 a 110 kilómetros. Con la medida, que entrará en vigor el próximo 7 de marzo, se prevé ahorrar 18 millones de barriles de petróleo al año y unos 1.400 millones mediante un recorte en el consumo de un 15% para la gasolina y un 11% para el gasóleo.